Ucín defiende que las cooperativas "tienen que estar en las mesas donde se deciden temas económicos y de formación"

Publicado 01/10/2018 15:14:31CET

Aburto destaca el acuerdo del Parlamento vasco por un modelo de empresa "más democrática" y lamenta que se "haya puesto en cuestión"

BILBAO, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Mondragon, Iñigo Ucín, ha afirmado, durante el Global Social Economy Forum, que "el movimiento cooperativo tiene que estar en las mesas donde se deciden temas económicos, de formación y de innovación", frente al "esquema típico" con presencia de patronal y sindicatos.

Bilbao acoge desde este lunes y hasta el miércoles el GSEF (Global Social Economy Forum) 2018, en el que cerca de 1.700 personas de 80 países analizan los retos de la economía social.

En este marco, los alcaldes de Bilbao y Seúl, Juan María Aburto y
Won-soon Park, el primer teniente de Alcaldía de Barcelona, Gerardo Pisarello, el concejal del Ayuntamiento de Madrid, Jorge García Castaños, el alto comisionado para la Economía Social y Solidaria y la Innovación Social del Gobierno de Francia, Christopher Itier, y el presidente del Consejo General de Mondragon, Iñigo Ucín, han debatido sobre la promoción de la economía social.

En su intervención, Ucín ha explicado el modelo que aplica Mondragon, en el que "la persona está en el centro y entra en el sistema con condiciones absolutamente participativas" y se asume como compromiso "dejar modelos y negocios mucho más potentes y sostenibles para las generaciones que van a venir a futuro".

En cualquier caso, ha subrayado que "hay que ser solidario, hay que ser cooperativista, pero también hay que ser competitivo porque, si no, no se puede repartir la riqueza ni dentro ni hacia la sociedad".

El responsable de Mondragon ha considerado "clave" que "las personas tienen que tener los conocimientos permanentemente actualizados en la revolución digital que está aquí y que en el próximo futuro irá viviendo" y "valores cooperativos". Además, ha calificado de "fundamental" la innovación en un "país que no debería ser de bajo coste y no va a poder resistir actividades que no sean de alto valor añadido".

Asimismo, ha remarcado la importancia de la "intercooperación", de manera que, del mismo modo que "cooperamos las personas en una cooperativa, debemos intercooperar entre cooperativas dentro de Mondragon, con empresas del exterior, con la administración, para desarrollar cosas nuevas". "Este país es pequeño, generalmente las empresas que hay tienen que competir con empresas mucho mayores y, por tanto, la intercooperación es una variable fundamental para su futuro", ha manifestado.

Por otro lado, se ha referido a la relación con el ámbito político y ha destacado que en Euskadi se tiene la "suerte" de poder "llegar a la clase política". No obstante, ha advertido de que "hay mesas en las que tiene llegada el esquema típico de la economía de un país, donde hay una patronal y unos sindicatos, que son los que están en esa mesa" y, en este sentido, ha reivindicado que "el movimiento cooperativo tiene que estar en las mesas donde se deciden temas de formación, temas económicos, temas de innovación". Según ha indicado, "tiene que estar no solamente para recibir lo que le corresponde, que también, sino para aportar lo que pueda aportar".

Por su lado, el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, ha destacado que la economía social "responde de mejor manera" a las situaciones de crisis, de manera que se destruye menos empleo. Asimismo, ha remarcado que el 80% del empleo de la economía social es fijo y también la presencia de la mujer es "mucho más paritaria".

Según ha señalado, la economía social debe ser "un acicate" para las administraciones públicas, que deben buscar "puntos de encuentro" con el tercer sector para "la crítica" pero "sobre todo para la colaboración". "Para buscar juntos proyectos que nos hagan ser una ciudad mejor, un país mejor", ha apuntado el alcalde, que ha apelado a trabajar por "un ámbito de cooperación que cada vez sea mejor y más fructífero".

Juan María Aburto ha explicado que su objetivo es "hacer de Bilbao una sociedad más cohesionada" que avance a través de políticas sociales acordadas y lograr que la 'Carta de Valores' aprobada en la capital vizcaína "tenga sus consecuencias", también en el desarrollo económico.

Además, ha apostado por trasladar la economía social a la enseñanza y a los jóvenes, para que puedan desarrollar "proyectos de emprendimiento social", sin "una falsa expectativa de que todo el mundo tenga que crear una cooperativa".

En cualquier caso, ha remarcado que "no todo el mundo va a llegar a la revolución digital, a la sociedad del conocimiento" y siempre habrá "personas más vulnerables". "Que la sombra de la competitividad, de la industria 4.0, de la digitalización no haga que queden ensombrecidas las personas que no van a poder llegar a esos estadios", ha pedido.

Finalmente, ha reivindicado el papel de la política como "instrumento de transformación" y ha destacado el acuerdo logrado recientemente en el Parlamento vasco por unanimidad en favor de un modelo de empresa "más participativa, más democrática". "Es una pena que el líder del sindicato mayoritario de este país ya lo haya puesto en cuestión", ha lamentado.

DESAFÍOS COMUNES

Por su parte, el alcalde de Seúl, Won-soon Park, ha apostado por una economía social "fuerte" para resolver los "desafíos" que son "comunes para muchas ciudades".

El representante del Ayuntamiento de Madrid Jorge García ha señalado, entre los retos de su ciudad en esta materia, la necesidad hacer "visible" la economía social, para lo que ha considerado importante contar con proyectos "de éxito" que puedan servir como referencia.

Asimismo, ha indicado que las administraciones públicas deben crear "marcos estables" y tienen un "papel importante" a la hora de dar "soporte" a la economía social. De este modo, se ha mostrado convencido de que, "cuanto más competencias y financiación tengan los ayuntamientos, más crecerá la economía social".

El primer teniente de la Alcaldía de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha advertido de que la "forma dominante" de la economía en el mundo "no ha funcionado" y genera "daño en las ciudades" porque se "disparan" las desigualdades. Por ello, ha reivindicado la necesidad de "una economía más plural".

"Hay un contrato social que se ha roto y que hay que reconstruir a partir de una economía donde lo público, lo privado, lo cooperativo, lo social alcancen un equilibrio que hoy desafortunadamente no existe", ha lamentado Pisarello, que ha apostado por que la economía social "contamine" otros ámbitos y llegue a las pequeñas empresas pero también a las grandes.

El alto comisionado francés Christophe Itier ha explicado que su país se plantea, entre los principales retos para los próximos años, el diseño de herramientas financieras para atender a las empresas en sus primeros años de vida y en el momento el que se produce un "salto de escala". También ha apostado por paliar la "rigidez reglamentaria" para que "todo se pueda hacer con más facilidad".