Vecinos San Francisco se constituirán en asociación vecinal para afrontar la creciente "degradación del barrio"

Publicado 11/11/2018 11:10:55CET

"No tiene no nada que ver con el racismo sino con la denuncia de un problema de orden público", aseguran

BILBAO, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Vecinos de las calles 2 de Mayo, General Castillo, Lamana, Bailén, la Naja, Hernani y San Francisco de Bilbao han aprobado los estatutos para crear una asociación vecinal, "apolítica e inclusiva", que haga frente a la "creciente degradación del barrio" y a la "delincuencia".

Los integrantes del colectivo, que han iniciado ya los trámites burocráticos para su constitución como asociación en un plazo máximo de tres meses, confían en cambiar una situación en el barrio que se les "va de las manos". "Nos urge poder vivir con seguridad en el barrio, que se controle la delincuencia. Es insoportable la situación", explican.

Hasta la fecha, se han adherido 60 comunidades de vecinos y propietarios de comercios y establecimientos hosteleros de la zona, unas 500 personas, sin contar a los vecinos de la calle San Francisco, que se organizan en otro grupo.

Según los vecinos, desde hace más de un año, el barrio "se ha degradado de una manera increíble", pese a que, según advierten, su "umbral de tolerancia es mucho más alto" porque siempre han convivido con "lo que a otro vecino de otra parte de Bilbao le asustaría y alarmaría".

"No nos asustamos por cualquier cosa, pero ahora es algo insoportable, hasta el punto de cambiar la ruta para regresar a nuestras casas", ha indicado a Europa Press un portavoz.

A raíz de estos hechos, surgió un movimiento vecinal entre varias comunidades de la calle 2 de mayo que señalaron, a petición de la Policía, los "puntos negros". También recogieron firmas "para dar consistencia a la actuación policial".

"Nosotros insistimos en que solo se trata de delincuencia e inseguridad, no estamos tocando otros temas. Nos da exactamente igual que el delincuente que venga sea rojo, amarillo o a lunares. Es más, tenemos muchos narcopisos con gente de aquí. Somos los primeros que denunciamos si hay racismo de verdad", afirman.

Por ello, insisten en que "no se puede tildar de racista una actuación policial y a la propia asociación, sin fundamento y sin base". "Se ha recrudecido la situación desde hace un año, y ha surgido este movimiento vecinal", explican.

Los "puntos conflictivos", según puntualizan son las confluencias de las calles 2 de Mayo, Bailén o General Castaños con San Francisco", si bien la conflictividad "está extendiéndose hacia abajo". A los puntos de "venta de droga" se suma el "problema añadido de los adolescentes que suben y bajan las calles pegando patadas y metiéndose con la gente".

SOS RACISMO

Recientemente, SOS Racismo ha denunciado el incremento de "redadas racistas" contra jóvenes magrebíes en el barrio de San Francisco por parte de la Policía Municipal y también por la Ertzaintza.

Para los residentes en la zona, la denuncia de la ONG carece de "base" y es "una especie de discurso de cara a la galería". "Eso se denuncia cuando existen fundamentos reales y hechos objetivos que prueban que esas identificaciones se hacen solo porque son magrebíes y solo porque son personas de otra raza y otra religión. No es ése el caso", ha indicado.

Los integrantes de la futura asociación vecinal aseguran que sus demandas "no tienen nada que ver con el racismo" sino con la denuncia de un "problema de orden público". En el último año no solo se habrían incrementado los robos, "sino también las agresiones a las mujeres, en pleno espacio público y en la calle".

Este pasado viernes, según han señalado, "intentaron robarle el móvil a una niña de once años", en la calle San Francisco. "O se controla esta situación o se les va a escapar de las manos", han dicho.