Actualizado 25/01/2017 19:21 CET

La Comisión de Despoblación de la FEMP analiza las conclusiones del congreso de Montánchez (Cáceres)

Reunión de la FEMP
REMITIDA

CÁCERES, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Diputación Provincial de Cáceres, Rosario Cordero, ha asistido como invitada, al encuentro que ha celebrado este miércoles en Madrid, la Comisión de Despoblación de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), en la que se ha puesto de relieve que la mitad de los municipios españoles se encuentran ya en riesgo de extinción y se han analizado las conclusiones del congreso que, sobre este tema, se celebró en la localidad cacereña de Montánchez.

En estos momentos, subsisten con menos de mil habitantes un total de 4.995 de los 8.125 municipios que tiene España. La inmensa mayoría de esas casi cinco mil localidades sufre el continuo envejecimiento de su censo demográfico y un mínimo o nulo relevo generacional, con escasas o nulas cifras de natalidad.

Este es uno de los datos que aporta el informe 'Población y despoblación en España 2016', que ha sido presentado a la Comisión de Despoblación de la FEMP por su presidente, Juan Antonio Sánchez Quero, que también es presidente de la Diputación de Zaragoza. El estudio ha sido realizado a partir del análisis del último padrón de habitantes publicado hace escasas semanas por el INE, en el que se detallan las cifras de población de todos y cada uno de los municipios españoles.

Otro de los puntos que se han abordado en la reunión celebrada por la Comisión ha sido el análisis de las conclusiones del Congreso sobre Despoblamiento celebrado en la localidad cacereña de Montánchez a iniciativa de la Diputación de Cáceres y en el que diputaciones de toda España, Junta de Extremadura, mancomunidades, FEMP y FEMPEx firmaron la 'Declaración sobre Despoblamiento del Medio Rural' para hacer un frente común contra el éxodo rural.

También se ha acordado que será Huesca sede del próximo Congreso sobre Despoblamiento y de la importancia de seguir trabajando para que "el grave problema de la despoblación esté incluido en la agenda política tal y como ya lo ha estado en la reunión de presidentes celebrada la semana pasada.

GRAVE PROBLEMA

En su intervención, Rosario Cordero ha subrayado la necesidad de trabajar de "forma urgente" en este "grave problema" que amenaza la vida del mundo rural y ha destacado la "gran preocupación" de la Diputación Provincial de Cáceres que ya está tomando medidas al respecto.

Como ejemplo ha destacado la iniciativa de la celebración del congreso de Montánchez para aunar esfuerzos y marcar estrategias, y la inclusión en los Presupuestos de la Diputación del presente ejercicio 2017 de acciones encaminadas a dicho fin.

Por su parte, el informe presentado por Sánchez Quero alerta de que sigue agravándose la crisis demográfica y de que sus efectos comprometen el futuro de cada vez más municipios españoles. Así, ya son 2.652 las localidades que subsisten con censos de menos de 500 habitantes. De ellas, 1.286 (casi dos de cada diez municipios españoles) ni siquiera pasan de los cien vecinos empadronados: son 48 más que en 2015 y 358 municipios más de los que había en el año 2000 con menos de 100 empadronados.

Entre 2015 y 2016, España ha perdido 67.374 habitantes, pero esa sangría poblacional se ha concentrado mayoritariamente en las áreas rurales, ya que la suma de población de las capitales de provincia españolas ha ganado unos 14.000 habitantes durante el último año.

Con los datos que aporta este informe, el presidente de la Comisión de Despoblación de la FEMP ha reclamado "la aplicación de urgentes políticas de Estado ante el severo retroceso demográfico que se está produciendo y la amenaza que supone para las áreas rurales", algo que ha calificado como "un problema sociopolítico de primer orden para España".

Sánchez Quero ha subrayado que la crisis demográfica "está azotando con especial crudeza a los pequeños y medianos municipios", lo que hace que cada vez más localidades se encuentren "tras la línea roja del peligro de extinción".

Por ello, considera "imprescindible" la adopción inmediata de medidas concretas para sostener e incrementar la población de los pequeños y medianos municipios, no solo por una cuestión de interés social sino también económico.

En concreto, ha apelado a la coordinación de un plan nacional contra la despoblación entre Estado, Comunidades Autónomas y FEMP, que se elabore y desarrolle con la voz protagonista de las Diputaciones y de los Ayuntamientos, "que conocen de primera mano la crisis demográfica y son, en su día a día, la 'punta de lanza' en la lucha contra la despoblación rural".