Actualizado 19/01/2013 15:27 CET

Agricultura declara erradicado el foco del nematodo del pino en Villanueva de la Sierra (Cáceres)

MÉRIDA, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Agricultura y Ganadería ha firmado una resolución por la que se declara erradicado el foco del nematodo del pino en el término municipal de Villanueva de la Sierra (Cáceres), se acuerda el levantamiento de la zona demarcada de 20 kilómetros de radio y se adoptan diversas medidas fitosanitarias de vigilancia.

El foco se declaró en 2008 en la Sierra de Dios Padre, causando "importantes pérdidas económicas" en las producciones de numerosas especies de pino, y con esta resolución se levantan las restricciones al comercio de la madera en esta área y se establecen medidas en los montes para actuar ante posibles reintroducciones, según ha informado el Gobierno de Extremadura en nota de prensa.

En la resolución se recuerda que nada más detectarse el brote a finales de 2008 se estableció una zona demarcada de 20 kilómetros de radio, adoptándose en ella diversas medidas fitosanitarias tendentes al control y erradicación del organismo nocivo.

Además, se adoptaron medidas fitosanitarias para la erradicación y control del nematodo de la madera del pino y se regularon las indemnizaciones derivadas de la adopción de estas medidas.

Tras la ejecución en el área afectada del programa de erradicación y control del organismo nocivo por parte del Servicio de Sanidad Vegetal del Gobierno extremeño, sin que se hayan detectado nuevos brotes, se procede ahora a declarar erradicado el foco y acordar el levantamiento de la zona demarcada conforme a la normativa referida.

Además, para poder actuar de forma temprana ante una posible reintroducción del nematodo, debido a las "graves consecuencias" que la presencia de dicho organismo nocivo tiene sobre las masas de pinares y el comercio de madera, se establecerá una zona de "especial supervisión" y se adoptará en ella determinadas medidas fitosanitarias de vigilancia, según ha manifestado el director general de Agricultura y Ganadería, Jesús Barrios.

"Con esta resolución queda erradicado el foco, se levantan las restricciones al comercio y se establecen medidas especiales de vigilancia en estos montes", ha asegurado.

En este sentido, las prospecciones sistemáticas de árboles sanos reglamentariamente establecidas se complementarán con una prospección oficial, realizada al menos una vez al año, en la que se muestrearán todas las plantas de especies sensibles con síntomas de decaimiento o recientemente muertas con excepción de las afectadas por incendios o accidentes.

Además, los propietarios deberán permitir la realización de la toma de muestras de este material por parte del organismo oficial de control. Así, tendrán que notificar a las autoridades competentes la presencia de pinos muertos o en decaimiento dentro de su explotación, explica el Gobierno regional.

También, con el fin de disminuir las poblaciones del vector, deberán talar todas las plantas sensibles muertas o en decaimiento tras el muestreo oficial, y procesar la madera y restos de tala.

Otra de estas medidas refleja que en los aprovechamientos forestales se procesarán por separado las plantas sensibles sanas de las plantas sensibles muertas o en decaimiento. En este último caso, se talarán y serán sometidas a muestreo y análisis de detección del nematodo antes de su traslado fuera del monte.

Cuando se confirme la ausencia del organismo nocivo, esta madera y los restos de tala deberán someterse alternativamente a uno de los siguientes tratamientos: incineración en lugares apropiados dentro del área de vigilancia, astillado en piezas de tamaño inferior a 3 centímetros de grosor, traslado a instalaciones transformadoras autorizadas, o cualquier otro tratamiento que garantice la muerte de los posibles insectos vectores presentes en la madera, previa autorización del organismo oficial de control.