Actualizado 04/06/2015 14:55 CET

Cáritas de Mérida-Badajoz dice que la pobreza se intensifica

Cáritas
Foto: EUROPA PRESS

BADAJOZ, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La secretaria general de Cáritas Diocesana de Mérida-Badajoz, Ana Pérez, ha lamentado que "la pobreza ha venido para quedarse" y se está "intensificando, extendiendo y cronificando", así como que se está "retrocediendo" en bienestar y, a pesar de la mejora en las cifras macroeconómicas, la gente está "muy mal" y "mucho peor que hace unos años".

   Así lo ha expuesto en una comparecencia en la que ha presentado la memoria 2014 de Cáritas junto con el arzobispo de Mérida-Badajoz, Celso Morga, el consiliario de Cáritas, Juan Manuel Ruiz, y el director en funciones de Cáritas Diocesana, Juan Santiago Garrido.

   En su intervención, Celso Morga ha señalado que el lema de este año de Cáritas es la reflexión "¿qué haces con tu hermano?" que "atraviesa" la Biblia y "se va haciendo cada vez más imperativa" hasta llegar a su "culmen" cuando el Señor dice que su mandamiento nuevo es que nos amemos los unos a los otros, el cual, según ha valorado, debe ser vivido por cada cristiano y también a nivel institucional.

   "La Iglesia como tal tiene que responder a las necesidades de los hermanos más necesitados y por eso está Cáritas a nivel nacional y a nivel diocesano, que intenta institucionalmente responder a esas necesidades", ha destacado Morga, mientras que Ruiz ha enmarcado el citado lema en el "quehacer" de la Iglesia en favor de los pobres y de los excluidos y "en su dimensión socio-caritativa".

   De igual modo, ha añadido que la atención de Cáritas y de la Iglesia "pretende siempre ir más allá de lo puramente paliativo sin olvidar nunca las necesidades más urgentes" y que su "quehacer siempre es salir al encuentro del hermano" y "ser preventivos, curativos y sanadores acompañándolos en sus dificultades y compartiendo sus sueños y esperanzas".

SITUACIÓN "BASTANTE COMPLEJA"

   Por su parte, Pérez ha explicado que la memoria de Cáritas Mérida-Badajoz de 2014 tiene el lema 'Sintoniza el dial de la esperanza' para aportar este sentimiento ante la actual "situación bastante compleja" con datos "bastante preocupantes", así como que con la misma pretenden "rendir cuentas con total transparencia de los 3.532.000 euros que la archidiócesis en Cáritas ha utilizado para atender a las personas más necesitadas" con 10.452 personas atendidas y 27.741 beneficiadas si se suma a sus familiares.

   Al respecto, ha considerado que actualmente está "empezando a calar" que se está "saliendo de la crisis" con la mejora de los datos macroeconómicos o de empleo, pero se ha preguntado "qué sociedad quedará después" dado que "la gente sigue estando mal", "muy mal" y "está mucho peor que hace unos años".

   Desde Cáritas ha mostrado su "preocupación" por los datos del Informe Foessa sobre exclusión y desarrollo social o de la encuesta de condiciones de vida del Instituto Nacional de Estadística (INE) que son "devastadores" y que, en su opinión, "vienen a constatar" que "hay un empobrecimiento progresivo" en una sociedad "instalada en cotas de pobreza, de privación material, de exclusión y de desigualdad" y que "la pobreza ha venido para quedarse y se está intensificando, extendiendo y cronificando".

   Ha añadido que Extremadura cuenta con una tasa de pobreza relativa del 33,1 por ciento o el aumento en tres puntos con respecto a 2013 de la tasa de población que está en riesgo de exclusión en la región.

   Al respecto, ha aseverado que Cáritas ha llegado a la conclusión de que el nivel de ingresos medios anuales se está reduciendo, que el riesgo de pobreza y exclusión alcanza a uno de cada tres hogares, que el 16 por ciento de las familias llegan con dificultad a final de mes y el 42,4 por ciento no tienen capacidad para hacer frente a ningún gasto imprevisto.

   De este modo, ha afirmado que la "sociedad está retrocediendo en bienestar" y que se está siendo "testigos" del "empobrecimiento progresivo" de la misma debido a la tasa de desempleo, la caída de las rentas, las dificultades para acceder a recursos básicos o a la "vulnerabilidad de la protección social" y que todo ello "encamina" a una brecha social entre "los excluidos" y "los incluidos" que "cada vez está siendo más ancha".

PERFILES DE CÁRITAS

   "La otra cara de la pobreza", ha ahondado Ana Pérez, es el "sufrimiento", la "desesperanza" o la "impotencia" de personas que luchan por sobrevivir a diario, de mayores con hijos y nietos a su cargo, familias que han perdido su vivienda o con todos sus miembros en paro o jóvenes con hijos "que incluso trabajando no pueden hacer frente a sus necesidades básicas".

   Respecto a esta última circunstancia ha puntualizado que es un "fenómeno nuevo con el que Cáritas se está encontrando" y ha sostenido que el trabajo que hay es "precario" y "las condiciones laborales no permiten el sostenimiento de la familia".

   De igual modo, ha añadido que estos perfiles "y muchos más" han pasado por Cáritas, para quien esta situación "está siendo sostenida y contenida" por las redes familiares, las organizaciones y la economía sumergida y este nuevo contexto "exige" a Cáritas y a la Iglesia replantearse su rol y su papel, ante lo cual ha apostado por las personas y "especialmente por los más pobres, los débiles" y por estar "al servicio de su promoción".

DATOS DE LA MEMORIA 2014

   Respecto a la memoria de 2014 de Cáritas Mérida-Badajoz, su secretaria general ha incidido en que de las 10.452 personas atendidas, 9.134 han sido por las Cáritas parroquiales y 1.318 en programas y proyectos como los 71 de promoción que trabajan con colectivos de mujeres, mayores, infancia o desempleados a los que este año se podrían incorporar "opciones para dar respuesta a la situación de hoy".

   También ha apuntado la puesta en marcha de un programa de atención a personas afectadas por la crisis que ha concedido 1.083 ayudas, la apertura de tres pisos para personas para la vida autónoma por los que han pasado 14 ciudadanos o que buscan alternativas de empleo especialmente en el mundo rural, a la vez que se está "consolidando" el Observatorio de la realidad social impulsado en 2013 "como un instrumento para analizar con mayor detalle el grado de exclusión de nuestra diócesis".

   Otras iniciativas relatadas por Pérez son un programa transfronterizo de las Cáritas de la raya, el desarrollo de siete cursos de formación en el programa de empleo que ha atendido a 443 personas, o el área de inclusión social que ha atendido a 906 personas en centros como el Hermano de Badajoz o el Padre Cristóbal de Mérida que trabajan con quienes están "en máxima exclusión" y que "ya han agotado todos los recursos".

   "Creo que tenemos que ser autocríticos", ha valorado Ana Pérez, para quien "los cambios que necesita nuestra sociedad no se van a producir por sí solos" y Cáritas "por sí sola no va a poder terminar con la pobreza", por lo que "tiene que ir de la mano con otras organizaciones" y "regenerar el capital social" al ser el "único camino" para "la humanización y para la esperanza".

Para leer más