Un detenido en Madrigalejo por arrojar vivos a ocho perros a un contenedor

Actualizado 20/08/2015 12:23:14 CET
Perros
Foto: GUARDIA CIVIL

   MÉRIDA, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha detenido a un vecino de Madrigalejo (Cáceres) por un supuesto delito de maltrato animal, tras presuntamente arrojar vivos ocho cachorros de perro a un contenedor de basura.

   Asimismo, la Guardia Civil imputa a otro vecino de Coria (Cáceres) por presuntamente desatender a dos caballos y dos perros de su propiedad, los cuales fueron encontrados muertos con "muestras evidentes" de haber fallecido por inanición en un paraje situado en la localidad de Portezuelo (Cáceres).

   En concreto, sobre el primer suceso, el pasado día 3 de agosto de 2015, el equipo del Seprona de la Guardia Civil de Trujillo encontró ocho cachorros de perro de la raza mastín metidos en un saco, dentro de un contenedor de basura próximo a la piscina municipal de la localidad de Madrigalejo (Cáceres).

   Debido a la intervención de la Guardia Civil, los cachorros fueron rescatados con vida. En las condiciones que se encontraban los cachorros y con las altas temperaturas, "podrían haber muerto por asfixia, en pocas horas", según informa en nota de prensa la Guardia Civil.

   Contando con el apoyo de la colaboración ciudadana, la Guardia Civil pudo detener al presunto autor del hecho, vecino de la misma localidad, por un delito relativo a la protección de la flora y la fauna (Maltrato Animal).

   Los cachorros intervenidos por la Guardia Civil, quedaron a disposición judicial en poder de voluntarios de la Protectora de Animales de Cáceres.

SUCESO EN CORIA

   Por otra parte, el pasado 26 de julio de 2015, agentes de la Guardia Civil Seprona de Coria imputaron a un vecino de esta localidad cacereña por otro presunto delito de maltrato animal.

   Efectivos del Seprona de Coria, junto con agentes del puesto de Torrejoncillo, realizaron un reconocimiento previo de los lugares donde este vecino tenía animales, puesto que el mismo poseía antecedentes por delito de maltrato animal, por el estado de "desnutrición" de unos caballos que poseía en una finca de Jarilla (Cáceres).

   Durante el reconocimiento de la finca, situada en la localidad de Portezuelo (Cáceres), la Guardia Civil pudo comprobar que los animales se encontraban "en malas condiciones nutritivas (falta de agua y comida) e higiénicas", y hallaron muertos dos potros y dos perros de la raza Bodeguero Andaluz "con evidentes síntomas de haber fallecido por inanición".

Para leer más