Actualizado 16/06/2014 11:25 CET

Detenido en Plasencia un clan familiar con más de dos kilos de heroina

Drogas Incautadas En Operación Policial En Plasencia (Cáceres)
Foto: EUROPA PRESS

La policía se incauta de 2,6 kilos de heroína de "gran pureza" que hubiesen alcanzado en el mercado más de 350.000 euros

CÁCERES, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional ha detenido a un matrimonio de 51 y 55 años y a su hijo de 18 años, que ya han ingresado en prisión, como presuntos autores de un delito contra la salud pública, concretamente tráfico de drogas, una labor que llevaban a cabo en el barrio de San Lázaro en Plasencia (Cáceres) en el domicilio familiar, donde los agentes se han incautado de, entre otras sustancias, 2.628 gramos de heroína, el mayor alijo de esta droga que se aprehende en la región.

   Aparte de la heroína, que hubiera alcanzado en el mercado negro un beneficio de unos 350.000 euros, también se han decomisado 837 gramos de cocaína, 11.257 euros en metálico, varios teléfonos móviles, dos básculas de precisión y pequeñas joyas con las que, supuestamente, pagaban las sustancias los toxicómanos que acudían a comprar la droga a la vivienda.

   Los detalles de esta operación policial, que culminó el pasado día 13 con la intervención de unos veinte agentes, se han dado a conocer este lunes en la Comisaría Provincial de Cáceres con la presencia del delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias; el jefe superior de Policía de Extremadura, Miguel García Izquierdo, y el jefe de la Brigada Judicial, Cipriano Arévalo, entre otros.

   López Iglesias ha asegurado que dichas detenciones han sido posible gracias a las investigaciones llevadas a cabo por el Grupo de Estupefacientes de la Comisaría que conocieron de la existencia de un clan familiar dedicado a la venta de droga en el citado barrio placentino, donde la distribuían a pequeña y mediana escala en el norte de la provincia cacereña y en otras provincias limítrofes.

   Tras las vigilancias oportunas y las investigaciones se averiguó que los ahora detenidos habían dedicado uno de los domicilios a la venta de drogas "al menudeo", lo que se conoce como 'postura' (papel de aluminio impregnado) que vendían a conocidos politoxicómanos de la ciudad que, en la mayoría de las ocasiones, lo consumían en los fumaderos habilitados en el interior del propio domicilio.

   En esta casa residían el cabeza de familia del clan y la mujer de éste, encargándose el primero de la vigilancia exterior, de la selección de los clientes y de la entrega directa de la sustancia estupefaciente a los drogadictos, mientras que la mujer, su esposa, era la que controlaba el fumadero. En un segundo domicilio se guardaba la droga y se dedicada a la venta al por mayor por parte del hijo del matrimonio, ya que a él acudían otros pequeños traficantes del barrio para distribuirla a menor escala.

ANTECEDENTES POLICIALES

   Tras la operación policial han sido detenidos el matrimonio, que ya contaban con antecedentes penales por la misma causa, ya que en 2007 fueron detenidos por el mismo presunto delito, cuando se le incautaron 1,5 kilos de heroína por lo que también ingresaron en prisión, según ha explicado en la rueda de prensa el jefe de la Brigada de Policía Judicial, Cipriano Arévalo.

   Por su parte, García Izquierdo ha hecho hincapié en que se trata del "mayor alijo" de heroína que se ha incautado en Extremadura y que, además, la sustancia es de "gran pureza", por lo que se calcula que los detenidos habrían invertido en su compra unos 120.000 euros que se hubieran convertido en unos 350.000 euros una vez puesta a la venta.

   Se da la circunstancia de que en el momento de llevarse a cabo la entrada en el domicilio del matrimonio detenido, los cuales opusieron resistencia a los agentes, había tres toxicómanos consumiendo sustancias estupefacientes en uno de los fumaderos habilitado al efecto.

   Los responsables policiales consideran que con la desarticulación de este clan familiar se ha puesto fin a un importante punto de venta de drogas en el barrio placentino de San Lázaro porque "no se han dejado flecos para el relevo", ha dicho el jefe superior de Policía aunque, ha añadido que "esta gente no para" y la vigilancia policial continuará.