Actualizado 29/03/2016 18:43 CET

Los jóvenes extremeños, los que más querrían trabajar en agricultura

Estudiantes del II Informe Young Business Talents
II INFORME YOUNG BUSINESS TALENTS

   MÉRIDA, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Los jóvenes extremeños son los españoles a los que más les gustaría trabajar en el sector de la agricultura y la ganadería, siendo ésta la elección preferida por el 6,5 por ciento de los preuniversitarios de la región, según el II Informe Young Business Talents sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios españoles llevado a cabo por Praxis MMT, ESIC y NIVEA.

   Preguntados por el sector económico en el que les gustaría trabajar, Extremadura (6,5%) lidera el ránking de jóvenes españoles que prefiere dedicarse al sector primario en un futuro, seguidos por los de Castilla y León (5,2%) y Castilla-La Mancha (4,9%).

   Sin embargo, aunque dentro del conjunto de España los extremeños son los que más prefieren esta opción de futuro, al 79,6 por ciento de ellos les gustaría dedicarse al sector servicios y a un 13,8 por ciento al sector industrial y energético.

   Además, según los datos extraídos, al 37 por ciento les gustaría crear una empresa en el futuro y ser emprendedores; mientras que el 32 por ciento prefiere ser funcionario público y un 30,9 por ciento ser contratado directamente por una empresa.

   Asimismo, aunque el 59 por ciento de los jóvenes españoles se muestra optimista frente a la situación del empleo juvenil en un periodo de cinco años, el 17,8 por ciento de los jóvenes extremeños considera que esta situación será peor o mucho peor que en la actualidad.

   De esta forma, los de Extremadura son los séptimos españoles más pesimistas respecto a su futuro profesional, por detrás de los preuniversitarios de Galicia (23,2%), País Vasco (20,5%), Cantabria (21,1%), Cataluña (19,7%), Navarra (19%) y Castilla-La Mancha (18,3%). En el lado opuesto se encuentran los jóvenes de Andalucía (66,7%) y los de Asturias (66,6%), los más esperanzados de toda España.

MOVILIDAD GEOGRÁFICA

   Los jóvenes españoles se muestran "muy predispuestos" a la hora de cambiar su lugar de residencia con el fin de conseguir una mejora profesional.

   En este sentido, el 90,9 por ciento de los extremeños se mudaría de ciudad española para seguir avanzando, por encima de la media nacional española (88,3%), y estando los de Extremadura en el séptimo puesto del ránking de movilidad geográfica dentro de España. Entre sus destinos favoritos destacan Madrid (37%) y las ciudades de Barcelona y Sevilla, empatadas con un 6,1%.

   Por otro lado, preguntados por si cambiarían de país para mejorar laboralmente, el 21,8 por ciento de los preuniversitarios extremeños no se mudaría al extranjero con este propósito, siendo los segundos españoles en el ránking, por detrás de los de Cantabria (22,8%), que menos predisposición muestran a salir de la frontera española.

CLAVES PARA EL EMPLEO JUVENIL

   De cara a mejorar el empleo juvenil, el 38,5 por ciento de los preuniversitarios extremeños encuestados creen que tener una formación más ajustada a las necesidades del mercado laboral es la mejor manera para formarse de cara al futuro profesional; además de que el 27,2 por ciento opina que también es importante realizar prácticas durante los años de estudio; antes que estudiar en el extranjero (8,7%) o saber inglés (8%).

   Además, los jóvenes de Extremadura valoran llevar la práctica a las aulas como complemento a la teoría, ya que el 56 por ciento de los encuestados considera "importante y esencial" poder practicar con simuladores de aprendizaje durante la formación académica.

   El II Informe Young Business Talents, promovido y realizado por NIVEA, ESIC y Praxis MMT, organizadores del torneo Young Business Talents, se ha realizado entre 8.200 jóvenes estudiantes preuniversitarios de entre 15 y 21 años que cursan los estudios de 4º de ESO, 1º y 2º de bachillerato y ciclos medios y superior de formación profesional durante 2015.

   El objetivo de este informe es dar a conocer la realidad de las actitudes de los jóvenes ante "cuestiones trascendentes" para de esta manera prever lo que puede suponer en su futuro y así ayudarles a evitar posibles fracasos académicos y que tengan un futuro más previsible.