Junta reivindica que "hay sitio" en Extremadura para una "plena compatibilidad" entre usos ambientales y económicos

Actualizado 17/03/2007 17:40:41 CET

VILLARREAL DE SAN CARLOS (CÁCERES), 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Junta de Extremadura, Ignacio Sánchez Amor, aseguró hoy, en el Parque Nacional de Monfragüe, que "hay sitio" en Extremadura "y tiene que haber sitio en la conciencia de la gente, para entender que hay una plena compatibilidad entre usos económicos del territorio y usos ambientales", dijo. Sánchez Amor realizó estas declaraciones hoy en presencia de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, durante el acto de conmemoración de la declaración de Monfragüe como Parque Nacional, una celebración que contó con la asistencia de numerosas personalidades de la vida política y social extremeña, así como de cientos de vecinos de la zona que quisieron conmemorar este reconocimiento. En su intervención, Ignacio Sánchez Amor aseguró que en un espacio como Extremadura, donde una de cada tres hectáreas tienen algún tipo de protección, se deben "hacer compatibles diversos usos ambientales y económicos". Así, el vicepresidente se dirigió a la ministra de Medio Ambiente para asegurar que la Junta de Extremadura "no tiene ningún empacho en reconocer que es un gobierno intervencionista", ya que en su opinión, "para conservar el ambiente hay que actuar, regular, vigilar y sancionar". Aseguró que "ha sido la de mantener la calidad ambiental de la región una política de la que la Junta se siente legítimamente satisfecha y legítimamente orgullosa". Una política de la que la "guinda" ha sido, dijo, la declaración de Monfragüe como Parque Nacional. En cualquier caso, reconoció que "no son equilibrios fáciles", y de hecho recordó que en los últimos años en Extremadura ha habido resistencias a los proyectos de pantanos, a la central nuclear, al proyecto de refinería o a las eólicas, e incluso a Monfragüe "y ahora un gobierno tiene que sopesar muy equilibradamente todos los intereses que demuestran ese tipo de manifestaciones públicas". Aseguró que un gobierno "tiene que examinar cuidadosamente todos los equilibrios que se esconden en ese juego de fuerza que hay en una sociedad libre y dinámica como es la extremeña", y añadió que debido a que son decisiones complejas, "no se puede cuestionar a un gobierno por una decisión, por una medida", sino que según aseguró, "hay que trascender de la coyuntura para examinar en su larga trayectoria"

MONFRAGÜE COMO SÍMBOLO CÍVICO Respecto a la declaración de Monfragüe como Parque Nacional, el vicepresidente calificó el día de hoy como "una fecha muy importante para Extremadura", y definió el nuevo Parque Nacional de Monfragüe como "un lugar apacible, silencioso, un oasis de paz", y aseguró que es "una alegría" para todos los extremeños. Así, Sánchez Amor quiso reconocer el papel que en este reconocimiento han tenido tanto los responsables políticos de las administraciones nacional y regional, como los trabajadores del parque y los alcaldes de los pueblos que, a juicio de Sánchez Amor, "son los que han hecho realmente el parque", que ahora según anunció, tras deshacer la Mancomunidad de Monfragüe, crearán un consorcio "para que seguir trabajando por Monfragüe", dijo. En su intervención, recordó el vicepresidente que durante la transición a la democracia, Monfragüe fue "un cierto símbolo cívico" de Extremadura, ya que en este parque se celebró, por ejemplo, la fiesta para celebrar el Estatuto de Autonomía, por lo que calificó a Monfragüe como "elemento aglutinador de la recién estrenada identidad extremeña", por lo que animó a los extremeños a recuperar la consideración de Monfragüe como "símbolo de su identidad". Así, y aunque se ha definido Monfragüe como "la joya de la corona" en Extremadura, aseguró que no se puede olvidar que el resto de la región extremeña también es verde. "Monfragüe no es una isla dentro de un territorio esquilmado, y destaca más porque tiene que hacer más méritos para resultar relevante en un territorio que tiene por si mismo una gran riqueza ambiental". Por eso, aseguró que ser Parque Nacional en Extremadura "no confiere la condición de hijo único, sino de hermano mayor", aseveró. En este sentido, resaltó el vicepresidente que la región tiene espacios "de una calidad y una diversidad enormes, no en vano son el producto de una política pública sostenida y consciente por parte de los poderes públicos", resaltó Sánchez Amor, que aseguró que "Monfragüe no es una herencia de la arqueología ni del clima, sino es que herencia del trabajo sostenido de las administraciones públicas y de la sociedad extremeña", dijo.

REPASO AL MOMENTO POLÍTICO Sánchez Amor quiso hacer hincapié en la unanimidad que en todo momento han tenido los trámites para declarar a Monfragüe como Parque Nacional, por lo que resaltó que este reconocimiento se ha convertido en una "rara excepción de consenso" en una vida pública que en la actualidad, según aseguró, está presidida por "juicios sumarísimos, aquelarres e incluso autos de fe inquisitoriales". Así, el vicepresidente de la Junta hizo un rápido repaso por los asuntos más polémicos de la actualidad, para lamentar que algunos "pretenden sepultar 24 años de lealtad sostenida y de arrojo frente al terrorismo con mentiras que intentan dibujar al presidente Ibarra y a su Gobierno como los amigos y cómplices de los asesinos". Señaló que en los 24 años de Gobierno de Rodríguez Ibarra se ha tenido "un trato exquisito con la Iglesia católica y su jerarquía" y se ha desarrollado una política ambiental "sostenida y coherente", y frente a ello criticó que algunos ahora "pretenden sepultar" esta actuación "una base de infundios" y se les presente "como destructores del medio natural por su defensa de un proyecto industrial", resaltó. Ante esta situación política actual, el vicepresidente de la Junta recordó que "de actitudes retraídas están llenas los libros de historia, y no precisamente en sus páginas más brillantes".

COMIENZO DE UNA NUEVA ETAPA Por su parte, el presidente de la Junta Rectora del Parque Nacional de Monfragüe, Santiago Hernández, aseguró que hoy es un día "de alegría y de felicitaciones" por la celebración de la declaración de Monfragüe como Parque Nacional, que definió como "el comienzo de una nueva e ilusionante etapa, en la que hay que trabajar día a día".

Recordó Hernández en su intervención que han pasado 28 años desde la creación del Parque Natural de Monfragüe, un entorno que, según aseguró, ha sido "un logro colectivo de la sociedad rural en la que se asiente, que la mantiene, lo respeta y ha sabido vivir en equilibrio con el", dijo. Por eso, Santiago Hernández quiso mostrar su agradecimiento a todas aquellas personas que han participado en este proceso, tanto a los trabajadores del parque, como a los alcaldes de la zona, a los propietarios de los terrenos, y a la gente de Monfragüe en general. Y es que, esta declaración, resaltó, ha sido "fruto de una actividad constante de muchas personas durante muchos años, que han realizado un trabajo incansable y decidido", y también quiso reconocer la "crucial intervención" que en este proceso han tenido tanto los responsables de la Junta de Extremadura como los del Ministerio de Medio Ambiente. Sin embargo, y a pesar de esta declaración, Santiago Hernández señaló que "hay mucho trabajo por hacer", y explicó que a partir de ahora, hay un plazo de seis meses para crear un Patronato del Parque Nacional de Monfragüe, que estará adscrito a la Junta de Extremadura, una institución que tiene dos años de plazo para elaborar el Plan de Uso y Gestión de este nuevo parque, que tendrá una vigencia de 10 años.

"Muchas cosas van a cambiar, las gentes de Monfragüe deben tomar de nuevo el protagonismo", declaró el presidente de la Junta Rectora.