Plataformas contra las minas en Cáceres, Valencia de Alcántara y Plasenzuela se unen a otras 10 contra la "especulación"

Performance al inicio de la manifestación contra la mina de Cáceres
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 22/07/2018 11:36:38 CET

   MÉRIDA/SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Las plataformas Salvemos la Montaña de Cáceres, La Raya Sin Minas de Valencia de Alcántara y Tamuja de Plasenzuela (Cáceres) se ha sumado a otros diez movimientos sociales de cinco comunidades autónomas para conmemorar este 22 de julio el Día internacional contra la minería a cielo abierto, bajo el lema "no a la extracción especulativa y contaminante".

   En esta jornada, las plataformas alertan del "grave peligro" que sufre el país ante "los más de 2.000 expedientes mineros solicitados, que pretenden, de norte a sur y de este a oeste, dejar a su paso una España desolada, agujereada, yerma, contaminada, inhabitable".

   "Somos muchos los que llevamos un tiempo luchando en contra de la especulación de unas multinacionales mineras, que han decidido, amparadas por la Ley de Minas de 1973, recuperar antiguas explotaciones abandonadas o iniciar nuevos mega-proyectos. Auténticos

   lobos con piel de cordero, en muchos casos amparados bajo el paraguas de unas administraciones, que no velan por el interés de sus ciudadanos", advierten estos colectivos.

   Las asociaciones, de las comunidades de Galicia, Castilla y León, Extremadura, Asturias y Murcia, se unen así "en contra del oscurantismo" con el que aseguran que "se mueven" estos proyectos empresariales y piden un cambio de Ley de Minas, al entender que está "anquilosada en el tiempo" y "que expropia al propietario un terreno que es suyo".

   "Levantamos la voz para rebatir las mentiras que intentan hacer creer a la población", prosiguen las entidades, que también cuestionan los compromisos por buscar el beneficio del lugar en el que se asientan y las promesas de "minería limpia y respetuosa con el medio ambiente".

   De forma concreta, aluden a que estos anuncios resultan "difíciles de creer" cuando "no cuentan con la licencia urbanística correspondiente en Salamanca y ya han talado 40 hectáreas de encinas centenarias" o, como en el caso de Cáceres, en los que pretenden "tragarse literalmente" la montaña que rodea la ciudad, y que está a tan solo 2 kilómetros del casco antiguo de la misma.

   En la zona de Valencia de Alcántara los proyectos, añaden, "arrasarían varios pueblos, contaminando los acuíferos e impidiendo las actividades económicas actuales: agricultura y ganadería".

   En el caso de Galicia, las entidades apuntan que se podrían crear "vertederos de residuos estériles de minería, generadores de drenaje ácido y balsas de lodos tóxicos a menos de 200 metros de zonas habitadas y con una gran actividad económica".

DAÑOS AL PATRIMONIO Y DESTRUCCIÓN DE EMPLEO

   Las diferentes asociaciones sociales también denuncian que los distintos proyectos de minería a cielo abierto podrían dañar lugares de importante relevancia histórica y patrimonial, y destruirían puestos de trabajo vinculados al medio rural o turístico.

   "El patrimonio también se ve amenazado en lugares emblemáticos como el Camino de Santiago o pueblos abulenses declarados patrimonio histórico artístico. Y todo ello sin olvidar las falacias que transmiten sobre generación de empleo", añaden, con referencias específicas a sectores como el agro-ganadero, el de turismo rural o el forestal.

   "¿Cuántos puestos reales darían a una población local que no está especializada en la minería? Un número escaso, siendo muy optimistas, y temporales. ¿Y de las repercusiones en la salud pública, fatales para la población?", añade el comunicado conjunto.

   Además, las entidades sostienen que la minería a cielo abierto "no es solo una manera económica de extraer mineral para las empresas extractivas, sino también una forma muy barata de contaminar aire y agua, destrozar paisajes, despoblar zonas rurales", y que una vez finalizada la extracción, quedaría "un paraje desolado" ante la falta de restauración.

   "Nos gustaría no tener que volver a conmemorar este día, porque el uso y la extracción de metales y minerales para la industria y el consumo ya no se hicieran por encima de la naturaleza, ni ignorando los derechos e integridad de las personas", concluye el comunicado reivindicativo.

   Las entidades que se han agrupado para conmemorar el Día internacional contra la minería han sido la Plataforma vecinal mina Touro y O Pino Non; Plataforma vida e ría y minaría de Lousame; las plataformas de la Red Contraminacción de Galicia; la Coordinadora No a la Mina de Uranio de Salamanca; Plataforma no en mi Tierra de Zamora; la Plataforma no a la mina en la Sierra de Yemas; No a la Mina en el Valle del Corneja; No a la mina en la Sierra de Ávila y la Plataforma salvemos la montaña de Cáceres.

   También se han sumado Plataforma de La Raya sin minas de Valencia de Alcántara; Plataforma Tamuja de Plasenzuela también de Cáceres; Oro No de Tapia de Casariego en Asturias, y la Plataforma de Afectados por metales pesados de El Llano del Beal en Cartagena.