La Policía Local de Cáceres estrena uniforme en el que predomina el azul para adaptarse a la normativa nacional

Actualizado 25/06/2019 19:06:43 CET
AYUNTAMIENTO DE CÁCERES

Todos los agentes cuentan ya con chaleco antibala

CÁCERES, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los 130 agentes de la Policía Local de Cáceres han estrenado este martes su nuevo uniforme, adaptado al reglamento de Seguridad Nacional, en el que desaparecen las zonas amarillas reflectantes y predomina el color azul, con lo que en todo el territorio nacional los agentes vestirán la misma indumentaria.

También se prescinde en el uniforme del nombre de la ciudad donde prestan servicio, lo que facilitará la movilidad de los agentes de una localidad a otra y, además, hará que la ciudadanía reconozca mejor a los agentes de seguridad que, a partir de ahora, vestirán un uniforme similar al de la Policía Nacional.

Se estipulan igualmente los diferentes modelos de uniformidad para cada unidad, como la canina, ciclista, motoristas, patrulla a pie, uniforme de gala y para las mujeres embarazadas. En este último caso, se permite que no tengan que ponerse uniforme en el periodo de gestación.

El alcalde de Cáceres, Luis Salaya, y el concejal de Seguridad, Andrés Licerán, han visitado las dependencias de la Policía Local para presentar estos nuevos uniformes que han supuesto un "esfuerzo económico", ha dicho el edil, ya que la inversión ha rondado los 150.000 euros porque ha habido que adquirir vestuario de verano e invierno y cambiar pantalones, parcas, gorras, chalecos, guantes, botas, etc.

Según ha dicho Salaya durante la visita, la intención es "equipar cada vez mejor a la policía y que tengan todos los medios para hacer bien su trabajo". Así, espera que esto sea "el primer paso de la modernización del cuerpo para dar un trato más humano, con el personal suficiente que tendremos en los próximos meses, y que la policía funcione mejor", ha dicho.

"Para eso necesitamos el apoyo de los buenos profesionales que trabajan aquí y el esfuerzo de todo el mundo", ha subrayado el alcalde, que espera que pronto se puedan incorporar los 25 nuevos agentes tras la convocatoria de oposiciones en el cuerpo policial que suplirán las plazas vacantes por las jubilaciones.

Según ha indicado, éste es uno de los temas que "más" ocupa estos días al nuevo equipo de Gobierno que espera que los nuevos agentes "lleguen a tiempo de poder incorporarse en los próximos meses y que puedan ir a los cursos de formación en septiembre", ha asegurado.

Por su parte, el inspector jefe de la Policía Local, Benedicto Cacho, ha asegurado, en declaraciones a los medios, que la jubilación anticipada de los agentes "es un logro" pero hace "muy necesaria" la incorporación de los nuevo agentes porque cuando unos se van, el acceso de los que entran no es inmediato. "Corre mucha prisa porque necesitamos personal para cubrir los servicios mínimos en algunos acontecimientos" como el festival Womad o las ferias.

Respecto a la nueva uniformidad, Cacho ha apuntado que "es un avance importante" porque se adapta a la nueva normativa nacional que también apuesta por una regulación de las armas, con lo que el revólver pasa a la historia y ahora se trabajará con armamento "más seguro".

Junto a los uniformes, los agentes también han recibido ya el resto de chalecos antibala que quedaban por llegar a la plantilla, de manera que todos cuentan ya con este elemento de seguridad. "Nuestro interés es mantener los equipos modernizados", ha dicho el alcalde a este respecto.

Cacho, por su parte, ha añadido que en Cáceres se ha apostado por dotar a cada policía de un chaleco antibala adaptando a sus condiciones y a su fisionomía, lo que ha supuesto "un esfuerzo presupuestario importante" porque, aunque "Cáceres no es una ciudad conflictiva", ha dicho, "nunca se sabe cuándo va a venir un delincuente de fuera y el policía tiene que estar seguro".

En este sentido, se ha descartado la posibilidad de que los agentes puedan llevar un arma taser de electroshock diseñada para incapacitar a una persona o animal mediante descargas eléctricas, como se han planteado otras ciudades. "No valoramos ningún armamento que esté cuestionado respecto al respeto de los derecho humanos", ha zanjado el alcalde.

CUARTELILLO DE ALDEA MORET

En este primer encuentro entre el alcalde, el concejal de Seguridad y el jefe de la Policía Local se ha abordado también la futura reapertura del cuartelillo en el barrio de Aldea Moret.

La previsión del nuevo equipo de Gobierno es abrirlo cuando se incorporen los nuevos agentes a la plantilla y, de momento, mantener una oficina permanente en el edificio municipal donde está Asuntos Sociales. Ahora, según ha explicado Salaya, hay efectivos patrullando de forma fija por el barrio pero la intención es volver a tener un punto de atención en la barriada.

"El objetivo es que haya una instalación más adecuada que la actual, y eso lo conseguiremos durante el próximo año a la espera de reabrir el cuartelillo", ha concluido el alcalde.

Contador

Para leer más