Actualizado 15/03/2011 15:28 CET

La Policía Nacional detiene a cuatro de los implicados en la reyerta de Los Colorines del pasado febrero

Operación policial
POLICÍA NACIONAL

BADAJOZ, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido, entre el 25 de febrero y el 2 de marzo, a cuatro personas por su presunta implicación en la reyerta ocurrida el pasado 20 de febrero en la barriada de Los Colorines de Badajoz, en la que resultaron heridas cinco personas.

Según ha explicado la policía en nota de prensa, el origen de la reyerta se suscita "hace tiempo" entre dos familias de etnia gitana entre las que estaba establecida una separación territorial o destierro, prohibiendo según la ley gitana que ninguna de las dos familias invadiera o pasara por el territorio de la otra.

El pasado día 20 de febrero uno de los miembros de una familia circuló en un vehículo a velocidad excesiva por el territorio de la otra, "poniendo en peligro" la vida de una de los niñas de la familia rival por lo que el padre de la misma, además de fracturar diversos cristales del vehículo mencionado, realiza varios disparos contra miembros de la otra familia, los cuales se defienden abalanzándose contra él y ocasionándole diversas heridas inciso punzantes.

Por parte de ambas familias ha habido una "total y absoluta falta de colaboración", tanto con los agentes policiales como con los servicios médicos españoles y portugueses, negándose a facilitar dato alguno y a declarar, manifestando que "única y exclusivamente se rigen por sus leyes". En la investigación llevada a cabo se intervinieron dos vehículos.

Los detenidos son cuatro personas de una misma familia gitana, de entre 19 y 45 años de edad, tres de ellos con antecedentes policiales, encontrándose el autor de los disparos, miembro de a familia rival, huido en el extranjero, por lo que por parte de los agentes policiales se continúa con su localización y posterior detención por su presunta autoría de un delito de tentativa de homicidio y lesiones.

Los detenidos, tras la tramitación del pertinente atestado policial, fueron puestos a disposición judicial, quien decretó su libertad con cargos.