Quintana dice que la "tan cacareada" Ley de Dependencia exige otra estructura presupuestaria, no un "esfuerzo puntual"

Galicia Actual
Actualizado 10/09/2007 21:27:31 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, advirtió hoy de que aplicar la "tan cacareada" Ley de Dependencia en Galicia exige articular una nueva estructura presupuestaria, "más que un esfuerzo puntual", para garantizar un "cambio de objetivos" que sitúe en primer plano "cosas que antes no estaban".

En consecuencia, en una entrevista en Radio Líder, Quintana subrayó que en los próximos dos años deberán afianzarse las bases del Sistema Gallego de Bienestar para permitir a los ciudadanos ejercer los derechos incluidos en la norma, mediante una red pública de servicios sociales. "Eso lo tenemos que hacer desde Galicia", subrayó.

No obstante, declaró que este reto "marca" unas nuevas circunstancias para los presupuestos autonómicos, en el sentido de que "más que un esfuerzo presupuestario puntual, requieren una nueva estructura". Así, recordó que este sistema "no existe" actualmente y añadió que instaurarlo "no es lo mismo que hacer una carretera, un saneamiento o una depuradora".

Según él, esta apuesta supone "una obra para muchos años que va a constituir un auténtico pilar del Estado del Bienestar para la gente", puesto que, "hasta hace bien poco, los servicios sociales eran una de las marías de todos los gobiernos".

CUESTIÓN FUNDAMENTAL

Con todo, reconoció que actualmente se están convirtiendo en una "cuestión fundamental si se quiere que la tan cacareada Ley de Dependencia tenga algún sentido en Galicia". Aún así, asumió que el cambio "no es fácil", pese a "que se quiera y haya voluntad política".

"Adecuar una estructura presupuestaria pensada para otros objetivos no es sencillo", insistió, si bien puntualizó que los presupuestos de 2008, actualmente en fase de elaboración con la previsión de que el bipartito los apruebe en octubre, suponen "la oportunidad de hacerlo".

TRANSFERENCIAS

A mayores, el vicepresidente aludió al segundo de los ámbitos de preferencia de su departamento, la relación con el Estado, y advirtió de que "llegó el momento de saber" si el Gobierno del PSOE está "en disposición de cumplir con su palabra" y proceder al traspaso de competencias pactadas con el anterior ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.

Para Quintana, se trata de un asunto "fundamental", especialmente ante la carencia de un "Estatuto de nación" para Galicia. De igual modo, añadió que la negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2008 es también determinante, puesto que "van a ser decisivos para saber si Galicia puede llegar en tiempo y forma a las infraestructuras que precisa", especialmente en materia de alta velocidad.