Publicado 22/07/2022 16:09

Cifran en casi 700.000 toneladas de tierra vegetal en riesgo de erosión en Galicia

Vista general de la zona afectada por el fuego de Folgoso do Courel, a 20 de julio de 2022, en Folgoso do Courel, Lugo, Galicia (España).
Vista general de la zona afectada por el fuego de Folgoso do Courel, a 20 de julio de 2022, en Folgoso do Courel, Lugo, Galicia (España). - Carlos Castro - Europa Press

   Piden refugios para ganado, difunden un protocolo para no dañar el suelo y avisan del peligro para la apicultura por falta de alimento

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La situación de los incendios ha puesto en alerta a entidades ecologistas y agrarias ante las consecuencias que prevén y que ya están encima de la mesa tras 30.000 hectáreas calcinadas. No en vano, la asociación ecologista Arco Iris, sobre la base de los cálculos de los edafólogos, advierten del riesgo de erosión de 768.000 toneladas de tierra vegetal.

   Concretamente, explica que los edafólogos cifran la pérdida medida de suelo por hectárea y año generada tras los incendios forestales en 24 toneladas por hectárea en el primer año y 4,8 toneladas por hectárea en el segundo, como consecuencia de las lluvias torrenciales. En los casos más graves, se han llegado a medir pérdidas de 50 toneladas por hectárea y año.

   En este sentido, Arco Iris ha señalado que las 32.000 hectáreas calcinadas hasta el domingo arrojarían un balance total de 768.000 toneladas de tierra vegetal en peligro de erosión, en el "mejor de los casos".

   Además, la entidad ecologista recuerda que estos incendios han alcanzado altisimas temperaturas y han podido afectar "en profundidad" al manto de suelo. Asimismo, los fuegos se han cebado especialmente en zonas con fuertes pendientes, lo que "podría agravar aún más la cifra aproximada".

   A esta situación, hay que añadir que los cauces fluviales como el río Lor sufrirían procesos de colmatación (relleno de una cuenca sedimentaria con materiales detríticos arrastrados y depositados por el agua) y eutrofización (el proceso de contaminación más importante de las aguas en lagos, balsas, ríos, embalses), que "pondrían en serio riesgo su continuidad como ecosistemas".

   Por ello, piden a la Xunta "medidas drásticas de emergencia" para "paliar en lo que se pueda este tremendo desastre ambiental que se avecina y que podría hipotecar para siempre muchas zonas forestales de gran interés", que se "perderían de forma irreversible".

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN

   En esta línea, la asociación Amigos da Terra ha enviado un protocolo de actuación ante la situación actual, con el fin de "no aumentar el daño", de igual modo, ilustra, que a un herido hay que tener mucho cuidado al moverlo. Por ello, lo primero que advierte esta entidad es "evitar retirar restos quemados", puesto que esa maraña de esqueletos "retienen toneladas de suelo".

   Otra de las recomendaciones en esta situación de "UCI" del monte es "evitar en lo posible pisar y circular por zonas quemadas, no esparcir semillas sin garantías, pues podría favorecerse especies invasoras en las zonas quemadas (acacia, mimosa, hierba de la pampa, gramón, céspedes...).

   Ante cualquier duda, se pide a la ciudadanía que consulte cuáles son las actuaciones adecuadas. Entre ellas, Amigos da Terra pide no labrar terreno, evitar la entrada de ganado, esparcir paja (de cereales) labras de madera (sin barnices ni tratamientos) brozar zonas no afectadas, hacer filtros vegetales o pequeños diques cerca de las corrientes de agua y franjas perpendiculares a la pendiente todo ello con el objetivo de retener el suelo y evitar las escorrentías que contaminarían los regatos, ríos y rías.

   La asociación ecologista, que también apuesta por instalar refugios de fauna, cajas nido y comedores de aves, advierte de que el problema "solo se podrá solucionar usando instrumentos sociales", con educación ambiental y una apuesta por un "rural vivo, sostenible y harmonicamente respetuoso con la naturaleza".

ABEJAS EN PELIGRO

   Además, la Asociación de Apicultores de Galicia advierte de la situación de riesgo que existe también para las colonias de abejas. "Lo importante es tener alimento para las colonias que sobrevivieron y ayudas a las explotaciones apícolas que no están afectadas directamente por el fuego pero sí su territorio floral", avisan.

   Esta entidad explica que este alimento necesario se puede conseguir en la búsqueda de nuevos sitios y asentamientos con flora o bien facilitando alimento directamente para el sustento de esas colonias de abejas en peligro de muerte por hambre. Esta actuación llevaría a los apicultores a entrar ya en una dinámica de otoño para estas colmenas amenazadas de muerte.

    La asociación hace un llamamiento a todo el sector apícola --apicultores, comerciantes y proveedores-- para que colabore, cada uno dentro de sus posibilidades, en la "solidaridad" para ofrecer asentamientos aptos o mejor alimento a esas colmenas que están en peligro de morir por hambre, lo que "agravaría aún más las consecuencias" de esos fuegos .

   AGA ha abierto en su sede de Arzúa un espacio de recogida de alimento (líquido estimulante para tener una masa crítica con la mirada puesta en septiembre y otoño), con el fin de poder facilitar esta ayuda a los apicultores para que puedan mantener vivas sus colonias de abejas.

EQUIPOS DE EXTINCIÓN

   Por otro lado, además de las consecuencias medioambientales, todavía con los fuegos activos, la Federación de Atención a la Ciudadanía de la Unión Sindical Obrera (FAC-USO Galicia) pone el acento en la necesidad de "solucionar" de forma "urgente" la "falta de personal" en el servicio de prevención contra incendios forestales, ya que, advierte, se está "obligando a personal a prolongar su jornada laboral" hasta doce horas, "incumpliendo" el convenio colectivo.

   Además, denuncia "escasez" de medios materiales, "agravada" por el desplazamiento de personal a otros distritos forestales, a lo que hay que sumar un problema de "descoordinación" por personal que llega a la zona de incendios de otras partes de Galicia que no conoce el terreno.

   Así, la Federación Rural Galego (Fruga) pide que "se dote de un servicio público capacitado" para actuar en la prevención y lucha contra incendios en los montes gallegos, así como "asegurar las explotaciones agropecuarias" afectadas por estos incendios.

   Asimismo, reclama indemnizaciones y ayudas inmediatas para todas las personas afectadas y "vigilar" que no se produzcan operaciones especulativas" de acaparamiento de tierras afectadas por los incendios, Finalmente, también reclama "responsabilidades políticas, empezando por el presidente y el resto de su equipo de gobierno".

Contador

Más información