Las nuevas tecnologías destacan entre las herramientas para acabar con los incendios intencionados en Galicia

Publicado 25/08/2019 17:39:38CET
Incendio forestal en Requeixo, Chandrexa de Queixa (Ourense)
Incendio forestal en Requeixo, Chandrexa de Queixa (Ourense) - REMITIDA - Archivo

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los drones, las aeronaves no tripuladas y las cámaras de vigilancia se enmarcan entre las nuevas tecnologías que el conselleiro de Medio Rural, José González Vázquez, destaca para acabar con los incendios intencionados en Galicia.

   A su juicio, uno de los "problemas fundamentales" de los fuegos que se producen en Galicia es la "alta intencionalidad", según ha apuntado en una entrevista en el canal gallego de la Radio Nacional Española (RNE) este domingo, recogida por Europa Press.

   "Los medios tecnológicos ayudan a tomar decisiones frente a la extinción" y la "prevención", ya que los vehículos aéreos no tripulados --como los del ejército-- disponen "de una autonomía" que les permite vigilar el territorio y captar a "aquellas personas" que actúen con "comportamientos incendiarios", ha añadido.

   Además, Gónzalez Vázquez también considera que "la gente debe concienciarse de que hay que denunciar" este tipo de actitudes a través del número 900 815 085, en el que anónima y gratuitamente se pude informar de estos comportamientos.

   Al mismo tiempo, la "coordinación" entre los agentes y entidades que "investigan los incendios forestales" es un punto en el que el conselleiro insiste para prevenir los incendios.

AMPLIACIÓN DE MEDIOS

   En relación a los cuerpos que intervienen en la prevención, el responsable de Medio Rural ha destacado la labor de los brigadistas, "que son los que conocen el territorio y los comportamientos" más peligrosos.

   En este sentido, ha explicado que la Xunta pretende "reconfigurar las brigadas" para que haya presencia de agentes dedicados a la investigación en aquellas zonas donde hay más incendios forestales.

   Por el momento, la Consellería ha aumentado el personal dedicado a esta materia en 548 personas este año y también ha incrementado el periodo de tiempo en el que los servicios están disponibles.

   Al respecto, el dirigente ha precisado que en 2017 los empleados de prevención y extinción estaban contratados por una duración mínima de tres meses, en 2018 de cuatro, este año por cinco meses y en 2020 el servicio será de seis meses.

   Con esta ampliación del personal y del refuerzo de condiciones del mismo, el departamento busca conseguir un "servicio público, único, versátil y profesional".

TRABAJO DE PREVENCIÓN

   En relación con este objetivo, también se han desplegado dos líneas de actuación con la creación de, por una parte, la Dirección Xeral de Planificación e Ordenación Forestal, ya que "un monte limpio" es "resiliente" frente a los incendios.

   En otro sentido estaría la Dirección Xeral da Defensa do Monte, que se dedica "específicamente a la prevención", ha aclarado González Vázquez.

   Con todas estas medidas e iniciativas, la conselleiro considera que "la reflexión" que se hizo desde la Xunta a raíz de la ola de incendios de 2017 en Galicia "ya está dando sus frutos".

COLABORACIÓN CON EL GOBIERNO

   Además, el entrevistado está convencido de que "la coordinación y la cooperación" con las instituciones es un elemento necesario para "combatir un problema" que es de la ciudadanía, "independientemente de los colores políticos".

   Por lo tanto, cree que "todos" los servicios "hacen falta" para combatir los incendios forestales, sobre todo cuando la "etapa de máximo riesgo" aún está por llegar.

   En su palabras "septiembre y octubre" es ese periodo en el que los medios tecnológicos militares, los agentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y los hidroaviones del Gobierno central son necesarios, porque "nadie sobra".

LIMPIEZA DE FINCAS

   En su entrevista, el conselleiro también ha tenido tiempo para tratar la limpieza de las fincas a través del convenio firmado con la Fegamp en el que los ayuntamientos y la Administración autonómica deben "coordinarse" para conseguir que las aldeas de Galicia cuenten una franja de seguridad de 50 metros, como recoge la ley.

   En otro orden de cosas, ha dado su opinión sobre los jabalíes y otros animales salvajes que provocan daños a las fincas agrícolas y ganaderas.

   Al respecto, ha explicado que cree en el "equilibrio", ya que "nadie está en contra de que exista fauna salvaje", pero también es necesario "recuperar, implantar e impulsar la actividad agroganadera" y hacerlo de la forma "más controlada posible".

Para leer más