Apicultores alertan de ataques al avispón gallego al confundirlo con la plaga de avispa asiática

Actualizado 10/09/2014 13:54:43 CET
Diferencia entre avispón gallego (izqda) y avispa invasora asiática (drcha)
AGRUPACIÓN APÍCOLA DE GALICIA

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Agrupación Apícola de Galicia ha alertado de que se están produciendo ataques al avispón gallego ('Vespa Crabro') y a sus colmenas al confundirlo con la plaga de avispa asiática ('Vespa Velutina') que este año está afectando a la Comunidad.

En este sentido, los apicultores denuncian que "hubo muchísimos casos de destrucción" de falsas colmenas de avispa asiática en los que, en realidad, "se mataron avispones gallegos".

De hecho, llaman la atención sobre que la especie autóctona ayuda a combatir la expansión del insecto invasor, por lo que su merma puede ser perjudicial para el ecosistema gallego. "Si destrozamos y desplazamos a la 'Vespa Crabro' de su hábitat natural, entonces la invasora no tendrá rival y campará a sus anchas", avisan.

Así, la Agrupación Apícola de Galicia realiza una serie de consejos para diferenciar las características del avispón autóctono --que tiene en gallego diversos nombres como 'abábaro' o 'abázcaro'-- y del foráneo.

De este modo, el avispón gallego tiene: un tamaño de unos 40 milímetros, su cabeza, tórax y patas son marrones, y la mayor parte del abdomen es amarillo; mientras que en el caso de la avispa asiática (invasora): las obreras miden entre 30 y 35 milímetros --las reinas llegan hasta 40 milímetros--, con cabeza y tórax negruzco, patas amarillas en la terminación y un abdomen que en su mayor parte es negro, aunque entre el primer y segundo segmento hay una fina banda de color amarillo, y el cuarto segmento es anaranjado.

Con todo, los apicultores resaltan que tanto en el caso del avispón gallego como del asiático la población no debe alarmarse, ya que ninguna de ellas es agresiva si no se le molesta.