Rural.- La FAO estudia aplicar el modelo de gestión del Banco de Terras en países de la UE con fragmentación parcelaria

Actualizado 11/02/2009 15:16:49 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) trasladó a la Consellería de Medio Rural su interés en aplicar el modelo de gestión del Banco de Terras de Galicia (Bantegal) en países europeos cuya fragmentación parcelaria y riesgo de abandono de la superficie agraria sean "similares" a las que caracterizan a la comunidad gallega.

Así lo destacó el conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, en la clausura de las Jornadas de tenencia de tierra y concentración parcelaria que reunieron desde el lunes a responsables de la FAO procedentes de 20 países para conocer y difundir la experiencia del Bantegal, las Unidades de Xestión Forestal (Uxfor) y las herramientas de información para la reforma de las estructuras agrarias, como el Sigpac.

El titular de la Administración agraria gallega ofreció el asesoramiento de su departamento con respecto a las iniciativas impulsadas en Galicia para "conservar" y "ampliar" la superficie agraria útil (SAU), tras enmarcar las jornadas celebradas en la capital gallega en el programa de asistencia y colaboración de la Oficina Regional de la FAO para "hacer frente a la excesiva fragmentación parcelaria en países de Centroeuropa y Europa del Este.

Principalmente, los responsables de este organismo trabajan en la implantación de instrumentos de concentración parcelaria y gestión de tierras. Por ello, en el seminario desarrollado entre el lunes y hoy se abordaron temas relacionados con la reforma de las estructuras agrarias, el modelo de explotación agrícola gallega, su vinculación a la tierra, la gestión de tierras en Europa, la estimación de la oferta de la oferta y demanda potencial de superficies, el establecimiento de precios de referencia en las actuaciones del Bantegal, las Uxfor o las experiencias FAO para la gestión privada del monte en la UE.

Por su parte, Suárez Canal defendió el Banco de Tierras como modelo que favorece el aprovechamiento de la SAU abandonada para que las explotaciones agrarias puedan ampliar sus dimensiones y que los jóvenes se incorporen a la actividad agrícola y ganadera. Así consideró que este sistema beneficia al propietario de la tierra, que percibe un alquiler, y a los profesionales agrarios. Todos cuentan, como recordó, con la garantía de un banco público gestionado por la Xunta.

De este modo, a su juicio, se produce una optimización de recursos públicos mediante precios de referencia para el alquiler de fincas, frente a otros estados en los que se adquieren las superficies para su arrendamiento. El conselleiro incidió en que, tras su primer año de funcionamiento, el Bantegal cuenta con 7.000 fincas inscritas, de las que más de 830 están cedidas o en trámite de cesión para su aprovechamiento agrario.