Actualizado 31/05/2007 19:48 CET

Rural.- Medio Rural no activará la campaña de alto riesgo de incendios hasta que el nivel de sequía así lo exija

Los más de 6.000 efectivos y 2.000 medios de defensa y extinción están preparados y listos para actuar

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Rural no activará la época de alto riesgo de incendios --se hace siempre a través de su publicación en el Diario Oficial de Galicia (DOG)-- hasta que las altas temperaturas y el nivel de sequía así lo exijan. Unas condiciones que, precisamente, no se están dando, en estos momentos, debido a las lluvias caídas intermitentemente todo el mes de mayo en la comunidad gallega.

Por ello, se ha descartado adelantar al 1 de junio la campaña de defensa y extinción, tal y como, en un principio, tenía previsto el departamento que dirige Alfredo Suárez Canal, con el objeto de evitar una crisis incendiaria como la de 4 al 14 de agosto del pasado año, en la que en once días ardieron 82.000 de las más de 92.000 hectáreas que se calcinaron en todo el año y más de un millar de núcleos de población estuvieron asediados por las llamas.

Así lo confirmó a Europa Press la Consellería de Medio Rural que, no obstante, aseguró que todo el dispositivo y medidas que integran el Pladiga --Plan de Prevención y Defensa contra los Incendios de Galicia-- está "preparado y listo" para hacer frente a la campaña de de alto riesgo, cuando ésta sea activada a través de la orden del DOG.

De este modo, están ya contratados los más de 6.000 efectivos que integrarán el dispositivo del verano, al igual que están ya garantizados y listos para actuar, si así fuese necesario, los 2.000 medios que formarán parte de este operativo en la época de máximo riesgo de incendios forestales.

Medio Rural recordó que el pasado año la campaña de verano se activó el 15 de junio, mientras que en 2005, las condiciones meteorológicas no lo hicieron necesario hasta un mes más tarde, el 15 de julio. "Si el índice de sequía o las altas temperaturas lo exigieran para mayo, pues sería éste el mes en el que se activaría", argumentaron en Medio Rural para aclarar que no existe una "fecha fija" para su puesta en marcha oficial, "ya que siempre se está a expensas de las condiciones meteorológicas".

En todo caso, la consellería anunció que, en cuanto se publique, estarán listo para actuar --"porque ya lo está ahora"-- todos los medios, medidas y efectivos que recoge el Pladiga, que fue aprobado por el Consello da Xunta la pasada semana y presentado en el Parlamento de Galicia por el conselleiro de Medio Rural, Alfredo Suárez Canal, el pasado martes en el pleno.

NOVEDADES DE LA CAMPAÑA DE 2007

Una de las principales novedades de la campaña de alto riesgo de este verano es que desaparecen las brigadas municipales y todos estos efectivos estarán bajo un mando y coordinación único. Asimismo, cuenta con una actualización las zonas de alto riesgo (195), donde se han llevado a cabo medidas preventivas especiales, como la creación de franjas protectoras en núcleos de población.

Otra de las las principales novedades se encuentra un sistema que permitirá conocer con diez días de antelación el índice de riesgo diario (IRDI) de incendio; la gestión de fuegos en tiempo real; y expedir autorización de quemas por teléfono.

El índice de riesgo diario de incendios (IRD) se determinará en función de los factores meteorológicos más correlacionados con el riesgo de que se produzca un fuego: temperatura y humedad ambiental.

Este margen de tolerancia permitirá anticipar medidas preventivas y de preposicionamiento de medios con antelación suficiente. Así, con esta base hay cuatro códigos de alerta preventiva y cada uno de ellos implica un conjunto de actividades que permanecerán activas mientras persistan las condiciones IRDI que lo determinaron.

CUATRO CODIGOS DE ALERTA

Así, se implantará el Código Cero, que implica que se activen medidas ordinarias e identificación de personas que circulan por el monte. El segundo nivel de alerta es el Uno, que lleva parejo que los agentes forestales del distrito se desplacen prioritariamente a esas áreas; se activen, si es necesario, puntos de vigilancia fija; se movilicen grupos de voluntarios para vigilancia preventiva; se establezcan itinerarios de prioridad para las patrullas de vigilancia móvil y el resto de brigadas; además se realizarán laborales preventivas que permitan una rápida salida al fuego, a pie de pista y con herramientas de rápida recogida.

El nivel de alerta dos supone asignar a los agentes forestales subzonas de responsabilidad. Estos agentes forestales procederán a identificar a aquellas personas que circulen por el monte, en el caso de que no pudieran hacerlo, tomarán nota de la matrícula del vehículo y demás datos que permitan identificar a los individuos.

Asimismo, implicará realizar vigilancia activa en puntos de buena visibilidad y estratégicamente localizados. Al mismo tiempo, se comunicará este riesgo a los municipios afectados y se intensificará la vigilancia y controles de la Guardia Civil, Política Autonómica y Cuerpo Nacional de Policía. Además, se contactará con Protección Civil para activar los protocolos correspondientes.

El nivel de alerta más elevado es el número tres que supone la opción de desplazamiento previo de medios terrestres y aéreos propios extraordinarios a las zonas de alerta; la posibilidad de solicitar apoyo de las Fuerzas Armadas y preposicionamiento de la Unidad Militar de Emergencias (UNE); así como la opción de solicitud de refuerzos a la Dirección General para la Biodiversidad (DGB).

Para esta campaña de verano, también se contará con un inventario de los más de 3.000 puntos de agua de Galicia, dispondrá de un sistema de video-vigilancia en las bases de medios aéreos, y la implantación de una aplicación cliente/servidor, basado en un sistema de información geográfica, que permite la gestión de incendios en tiempo real a nivel de distrito, con interacción de los servicios provinciales y central.

GESTION EN TIEMPO REAL Y AUTORIZACIÓN DE QUEMAS POR TELEFONO

Medio Rural destaca en su plan que esta aplicación supone un "cambio radical" en la gestión del operativo que se estaba haciendo hasta ahora. Así, explicó que la visualización en tiempo real desde los centros de coordinación provincial y desde el centro de coordinación central de los fuegos que están teniendo lugar en un determinado distrito; la situación geográfica de los incendios; y los medios empleados harán "más sencilla, acertada y ágil" la toma de decisiones.

Otra de las novedades para esta campaña de alto riesgo es la posibilidad de expedir las comunicaciones y autorizaciones de quemas por vía telefónica, gestionado desde el 'call-center' del Centro de Información ao Agro (CIAG), conectado al servidor de datos de la Dirección Xeral de Montes.