Actualizado 21/08/2007 21:14 CET

Rural.- Medio Rural pretende que los viticultores gallegos produzcan aceite ecológico en terrenos abandonados

Recuerda que Galicia fue un "gran zona productiva" y destaca que una hectárea de olivo supone una renta anual de 6.000 euros

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Galicia fue "antaño" una "gran zona productiva" de aceite de oliva, tal y como lo es hoy Andalucía. Por ello, y sin el objetivo "tan ambicioso" de lograr de nuevo este estatus para la comunidad, la Consellería de Medio Rural pretende recuperar esta actividad. En este caso, con la particularidad de compatibilizarla con la del vino, plantando olivos en aquellos terrenos abandonados.

"No se trata de que compitan entre si, sino que se recupere la productividad de terrenos abandonados", argumentó a Europa Press el director xeral de Desenvolvemento Rural, Edelmiro López, quien precisó que lo que se pretende es que esta actividad "complemente" las rentas de los viticultores, ya que destacó que "una hectárea de olivos supone una renta anual de 6.000 euros".

De este modo, anunció que Medio Rural abrirará en 2008 una línea de ayudas a las que podrán acceder viticultores con el objeto de que cuenten con una financiación económica para plantar olivos en los terrenos improductivos, sino también para crear cooperativas que comercialicen un aceite ecológico "de autor".

Edelmiro López precisó que, de este modo, no sólo se consigue "poner en valor" terrenos vitivinícolas abandonados, sino lograr también que el ciclo productivo se cierre en Galicia.

PROYECTO PILOTO EN VALDEORRAS

Como primer paso, Medio Rural financiará con 90.000 euros la introducción de olivas que pretenden llevar a cabo en 2008 la Asociación de Viticultores do Sil-Valdeorras, que hoy se reunió en Santiago con el director xeral de Desenvolvemento Rural para concretar este proyecto "piloto".

Esta iniciativa no es pionera. Con anterioridad, viticultores de Quiroga (Lugo) también han iniciado --aunque a más pequeña escala-- la producción de aceite ecológico, ya que tal y como aseguró Edelmiro López, el cultivo de la vid y de olivas es "muy compatible" y los conocimientos sobre sus cuidados y desarrollo de actividad es "fácilmente transportable".

Por estos motivos, tras la experiencia de Quiroga, y si la de Valdeorras resulta "exitosa", Medio Rural adelantó que pretende fomentar entre todos los viticultores gallegos este tipo de actividad, aunque no adelantó el número de hectáreas con olivos que supongan una producción "óptima" para Galicia.

En el caso del proyecto de los viticultores do Sil-Valdeorras, Edelmiro López sí precisó que en principio serán 10 hectáreas, hasta el momento abandonadas, la que los 20 propietarios participantes dedicarán al cultivo de olivas, con la intención de que "en unos cinco o seis años esté en marcha la cooperativa" con aceite ecológico "de autor".