Investigan la muerte violenta de un octogenario en Vigo

Actualizado 08/01/2019 16:09:12 CET

VIGO, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional de Vigo investiga la muerte de un octogenario vecino de la ciudad cuyo cadáver apareció "con signos de violencia" en la tarde de este lunes tapado "con unos plásticos", según han confirmado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra.

El fallecido es Manuel A.R., nacido en Vigo en el año 1937, de 81 años de edad, y vecino del barrio de Sárdoma.

Un vecino del barrio de Sárdoma fue quien dio la alerta a la Policía Nacional sobre las 15,30 horas del pasado lunes. Este vecino encontró el cadáver en una zona boscosa y de matorrales, próxima la río Lagares, situada en la parte trasera de un hipermercado en ese mismo barrio vigués.

El cadáver presentaba signos de muerte por violencia y se encontraba envuelto en unos plásticos y, según han trasladado fuentes de la Policía Nacional, estaba muy camuflado con el entorno.

La sala del 091 de Vigo puso estos hechos en conocimiento del juzgado de guardia de Vigo, el de Instrucción número 8, a la Policía científica y a funcionarios de la Policía judicial especializados en este tipo de incidentes.

Según han explicado fuentes policiales, una vez inspeccionada la zona y recabadas las posibles pruebas se trasladó el cadáver al Nicolás Peña para que el equipo forense realice la autopsia.

Para no perjudicar las diferentes líneas de investigación que se siguen en este caso, la Policía ha manifestado que no facilitará información sobre la investigación en curso ni sobre la manera en la que fue segada la vida de este vigués.

DENUNCIA DE DESAPARICIÓN

El pasado día 5 de enero la familia de este vigués había presentado una denuncia ante la Policía Nacional por su desaparición pues "notaban su ausencia en días anteriores". El fallecido vivía solo y solía dar paseos por la zona, según indicaron sus familiares al acudir a las dependencias policiales.

La familia, según han explicado fuentes policiales, había intentado comunicarse con él por vía telefónica y pensaba que podía encontrarse en otra vivienda de su propiedad, en la zona de A Cañiza. Realizadas todas las comprobaciones, la familia optó por poner una denuncia de desaparición.

El pasado domingo los efectivos policiales hicieron una primera búsqueda de este octogenario por la zona próxima a su casa en Sárdoma, pues la familia había referido al poner la denuncia que "últimamente se encontraba algo más desorientado que de costumbre".

La Policía ha trasladado que el pasado lunes, cuando apareció el cadáver tras el aviso de un vecino, se había sobrevolado la zona para tratar de localizarlo durante más de una hora sin resultados positivos.

Contador