Victoria de Luís Villares en las primarias de En Marea, cuya limpieza es puesta en duda por los críticos

Actualizado 24/12/2018 14:18:40 CET

La lista de Villares obtiene el 60% de los votos, pero los perdedores recelan del recuento y exigen una "auditoría independiente"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 (EUROPA PRESS)

La candidatura 'Coidando a Casa' liderada por Luís Villares ha vencido en las primarias de En Marea al lograr casi el 60% de los votos por el 40% obtenido por la lista del sector crítico, 'Entre Todas', encabezada por David Bruzos.

Así lo reflejan los resultados provisionales que, a la espera de la proclamación definitiva, arrojan una clara victoria de la lista del actual portavoz, que logró 1.596 votos por los 1.098 de la candidatura de los críticos, integrada por Podemos, Anova, EU y las mareas de Santiago, A Coruña y Ferrol.

De este modo, con una participación del 58% de los en torno a 4.400 inscritos de la organización, la lista de Villares copa 21 de los 35 puestos del Consello das Mareas, máximo órgano de dirección entre plenarios del partido instrumental. Asimismo, 'Coidando a Casa' también logra la totalidad de los cinco puestos de la Comisión de Garantías.

Minutos después de conocerse los resultados de las votaciones, la candidatura perdedora ha emitido un comunicado en el que ponen el duda la limpieza del proceso de votación y reclaman "una auditoría independiente" ante "indicios claros de falta de imparcialidad".

Además, los críticos avanzan que abrirán "un período de reflexión sobre el futuro del espacio" y que "no descartan" tomar medidas legales "por la vulneración de los acuerdos del plenario del 27 de octubre", en el que se aprobó el reglamento de las primarias.

"Muchísimas gracias a todas las que sumasteis participando en las elecciones de En Marea. Nuestra tarea sigue sendo conseguir un cambio para las gallegas y los gallegos y en ese trabajo para transformar Galicia no sobra nadie", ha publicado Luís Villares en su cuenta de Twitter.

RESULTADOS

Tres semanas después de la fecha prevista inicialmente para la conclusión del proceso, este lunes, día de Nochebuena, se han conocido los resultados de un proceso interno que se ha visto envuelto en una gran polémica sin visos de haber concluido definitivamente.

En torno a las 11,30 horas de este lunes, Manuel Fernández y Daniel Conde, miembros del comité electoral y afines a la dirección de Luís Villares, comparecían ante los medios para informar de los resultados provisionales, que deben pasar ahora por un proceso de auditoría externa antes de su proclamación definitiva, que se conocerá el próximo miércoles.

Conde ha negado las dudas sobre la limpieza del proceso vertidas por el bando perdedor desde primera hora de la mañana. Según ha relatado, los inscritos tuvieron acceso a los resultados apenas diez minutos después de cerrarse las votaciones, clausuradas a las 09,00 horas de este lunes.

Por contra, los críticos afirman que el recuento de votos se llevó a cabo "sin presencia" de sus interventores y que el resultado "no está auditado". Además, apuntan que a lo largo del fin de semana se produjeron "numerosas incidencias que impidieron el voto de muchas inscritas".

"Consideramos que el proceso electoral debe ser auditado rigurosamente por una entidad independiente para poner fin a la gestión oscurantista de este proceso por parte de la coordinadora en funciones", señala 'Entre Todas' en un comunicado en el que pone el acento en que aprecian "indicios claros de falta de imparcialidad".

"El proceso fue extraordinariamente garantista y muy seguro", ha asegurado Daniel Conde, que ha concretado que las votaciones serán auditadas por una "entidad pública" de "reconocido prestigio". Con todo, remarca que el sistema implantado permitía "que cada persona auditara su propio voto" y que a lo largo del fin de semana "no hubo ninguna reclamación".

No obstante, no ha aclarado qué entidad se encargará de la auditoría del proceso. El pasado viernes, a pocas horas del inicio de las votaciones, En Marea carecía de auditora, pues la asociación Openkratio --que hasta la pasada semana desempeñaba esas funciones-- desechó participar tras los cambios introducidos en la plataforma de votaciones telemáticas. Esta decisión fue tomada por el Consello das Mareas, que acordó prescindir del anterior sistema aduciendo razones de "pérdida de confianza".

Asimismo, Conde niega que el recuento se llevase a cabo sin presencia del interventor de 'Entre Todas'. Según su versión, existía un grupo telemático que funcionaba "desde el viernes" en el que participaban un interventor de cada candidatura, un miembro del comité electoral, otro responsable de la empresa del sistema de votaciones y Gonzalo Rodríguez, portavoz de la coordinadora y responsable legal del partido ante la Agencia Española de Protección de Datos.

CONTINÚA LA CRISIS

Así las cosas, la profunda crisis que atraviesa En Marea se adentra en una nueva fase, ahora con un resultado de las primarias que es puesto en duda por los perdedores, que afirman que las elecciones están "absolutamente intervenidas por la coordinadora de Luís Villares".

Las primarias, que debían celebrarse entre el 1 y el 3 de diciembre, fueron suspendidas por la Comisión de Garantías (controlado por afines a la dirección) ante la existencia de supuestas "irregularidades" cometidas por el comité electoral (con mayoría de los críticos) a la hora de acceder al censo.

El 1 de diciembre se iniciaron las votaciones, pero éstas solo permanecieron abiertas unas dos horas. La empresa que gestionaba las votaciones paralizaba las mismas por orden del representante legal del partido, Gonzalo Rodríguez, que minutos después concretaba en una rueda de prensa que la dirección estudiaba presentar una denuncia judicial contra los miembros del comité electoral que accedieron de manera "ilegal" al censo de inscritos.

Desde ese momento, ambos bandos han cruzado reproches y acusaciones de "fraude" en un enfrentamiento que ha ido escalando de tono. Finalmente, esta misma semana, el comité electoral, del que fueron expulsados los tres miembros a los cuales se les imputan supuestos accesos irregulares en el censo, convocaba las elecciones para este fin de semana tras el levantamiento de la suspensión dictada por Garantías.

RIESGO DE RUPTURA

Los resultados arrojan una clara victoria de los de Villares, pero los críticos dudan del nuevo sistema de votación implantado, creado 'ex profeso' para estas primarias por una empresa sin experiencia previa en el desarrollo de plataformas de 'televoto'.

Así las cosas, el futuro de la actual segunda fuerza política en el Parlamento de Galicia se adentra en una nueva fase marcada por la incógnita de si continuarán conviviendo bajo una misma organización dos bandos que en las últimas semanas se han acusado mutuamente de llevar a cabo prácticas "golpistas".

Esta situación podría trasladarse al Grupo Parlamentario de En Marea, en el que existe el riesgo de que reviva los episodios registrados por su predecesora, Alternativa Galega de Esquerdas, que vio como tres de sus diputadas acababan en el grupo mixto por desavenencias internas.

Actualmente, el portavoz parlamentario, Luís Villares, cuenta con el respaldo de tres de sus 13 compañeros en el Pazo do Hórreo --Davide Rodríguez, Pancho Casal y Paula Vázquez Verao--.

Contador