Colegio de Enfermería de Pontevedra acusa al Chuvi de arriesgar la seguridad al poner técnicos en tareas de enfermería

Actualizado 30/05/2014 19:27:16 CET

VIGO, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Enfermería de Pontevedra ha denunciado que la Xerencia de Xestión Integrada de Vigo pretende incorporar técnicos de laboratorio en las labores propias del personal de enfermería en las unidades de transfusión del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), lo que podría conllevar "riesgos de seguridad y en la calidad asistencial".

La entidad ha trasladado que presentó alegaciones mostrando "su más absoluto rechazo" a esta propuesta de la Xerencia de Xestión Integrada de incorporar Técnicos Superiores de Laboratorio de Diagnóstico Clínico al banco de sangre en la EOXI de la ciudad olívica.

Desde entonces "no ha existido diálogo alguno", ha incidido el colegio, que ha señalado que, a pesar de su oposición a la iniciativa, el Chuvi "parece inclinarse por tomar la decisión de reestructuración, no sin cierta dosis de oscurantismo y veladamente", primando criterios "economicistas en detrimento de la calidad asistencial y la seguridad".

En este sentido, ha recalcado que la ley "marca claramente" la importancia del protocolo de seguimiento en las unidades de transfusión, y asevera que la incorporación de técnicos en reemplazo de enfermeros "significaría la imposibilidad de realización eficiente y segura de la actividad transfusional".

Así, explica que el equipo asistencial de enfermería es el que tiene la responsabilidad del inicio de la transfusión, del control de la trazabilidad de los hemoderivados, de asegurar los estándares de calidad exigidos y de asistir al paciente, entre otros cometidos, por lo que si es el personal técnico y no enfermero el que realiza estas tareas se rompe "esa obligación que la ley establece, poniendo en peligro los intereses del paciente".

Por todo ello, el Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra ha anunciado que emprenderá acciones para evitar "este tipo de reestructuraciones" que suponen "un claro ejemplo de intrusismo propiciado desde la propia administración" que podría tener, incluso, "consecuencias penales".