Publicado 11/08/2022 12:01

El comercio gallego acepta "a regañadientes" las medidas de ahorro energético, pero reconoce que "es necesario"

Un hombre pasa por delante del escaparate encendido de un comercio, a 9 de agosto de 2022, en Santiago de Compostela, A Coruña, Galicia (España). Desde el 10 de agosto entran en vigor las medidas de ahorro y eficiencia energéticas contenidas en el Real De
Un hombre pasa por delante del escaparate encendido de un comercio, a 9 de agosto de 2022, en Santiago de Compostela, A Coruña, Galicia (España). Desde el 10 de agosto entran en vigor las medidas de ahorro y eficiencia energéticas contenidas en el Real De - César Arxina - Europa Press

   LUGO, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

   El comercio gallego acepta "a regañadientes" las medidas incluidas en el decreto de ahorro energético del Gobierno, como el apagado de escaparates a las 22,00 horas y mantener cerrada la puerta, que son obligatorias desde el miércoles.

   "Se están llevando a cabo porque existe por parte de todos voluntad para poder colaborar porque nos damos cuenta de que es necesario", asevera el presidente de la Federación Galega do Comercio, José María Seijas.

   No obstante, objeta que el sector "ya está acostumbrado por parte del Gobierno" a "sacar leyes y decretos inconcretos que no acaban de tener un desarrollo que se pueda comprender fácilmente". "Esto no está trastocando y dando muchos problemas y mareos. Parece que siempre el comercio es quien paga el pato de los errores que se van cometiendo", protesta.

   Seijas incide en que dichas medidas "mayormente se van cumpliendo", para a continuación dejar caer que "a ver qué comerciante no procura gastar lo menos posible en energía dado el precio que tiene". Sin embargo, asegura que son unas soluciones "que no van a llevar al fin que pretenden".

   Finalmente, el presidente de la Federación Galega do Comercio sugiere que será preciso "sentarse a negociar y buscar soluciones concretas con el consenso de todas las partes y resolverlo".

   La mayor parte de los escaparates en la ciudad de Lugo permanecen apagados durante la noche, aunque hay más de uno que se ha saltado esta obligación y mantiene la iluminación.

Más información