Dos años de cárcel para la autora del incendio del Pexigo en Santiago

Actualizado 06/02/2015 20:19:16 CET
Acusada del incendio del Pexigo de Abaixo (Santiago)
Foto: EUROPA PRESS

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña ha condenado a M.I.M.D. a 2 años de prisión como autora de un delito de daños por el incendio provocado en septiembre de 2013 en una vivienda de la calle Pexigo de Abaixo, en Santiago de Compostela, quien no podrá acercarse en 5 años a los residentes de la casa.

   Además, deberá indemnizar con más de 37.000 euros a la compañía aseguradora Reale; con más de 6.000 euros al matrimonio que residía en la vivienda; y con 350 euros a la vecina del inmueble cuya puerta se vio afectada por la entrada de los equipos de extinción; así como con la cantidad que estime el Ayuntamiento por la extinción del fuego. A lo que se unen las costas del juicio.

   De este modo, la condenada no podrá acercarse a menos de 250 metros ni comunicarse de ningún modo con el matrimonio y el hijo que habitaban la vivienda --el hombre del matrimonio es primo de la pareja de la condenada--, ni del colegio del niño, ni del establecimiento hostelero que regenta la familia de los afectados.

   Según figura en la sentencia, queda probado que la condenada entró el 4 de septiembre en la vivienda con las llaves de su pareja sentimental, primo de hombre del matrimonio afectado, para rociar con gasolina cinco dependencias y prenderle fuego, pero no hay certeza de que el incendio alcanzase fuerza suficiente para poner en peligro la vida de los vecinos de las casas colindantes, como pedía la acusación.

   La condenada en un primer momento confesó los hechos, aunque posteriormente se desdijo para declararse "inocente". Una confesión que la defensa pedía anular por verse supuestamente vulnerados su derechos, lo cual ha sido rechazado por el tribunal.

   El 4 de septiembre un incendio arrasó la vivienda del primo del novio de la condenada, sita en el número 2 de la calle Pexigo de Abaixo, donde fueron localizadas calcinadas prendas y juguetes del hijo del matrimonio y se encontraron fuera de su vitrina los álbumes con las fotografías del menor, aunque no se registraron daños personales.

CONFUSIÓN SOBRE LA GARRAFA

   Uno de los aspectos de mayor confusión en este caso fue la aparición de una garrafa --con la que supuestamente se propagó el combustible para el fuego-- y una bolsa de una gasolinera que se encontró tras la puerta de la vivienda quemada, ya que había contradicciones entre las diferentes versiones policiales sobre el lugar y día en el que se encontró.

   Al respecto, la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña con sede en Santiago cree probado que esa garrafa y esa bolsa estaban en la vivienda el día del incendio, aunque no fuese hasta días después cuando los agentes las recogieron. Por ello, los jueces creen que "no hay base alguna para pensar en una introducción fraudulenta de tales objetos en el escenario del delito". También apuntan que está probado que compró el bidón minutos antes, como está registrado en una cámara de videovigilancia.

   Asimismo, la Audiencia reconoce probado que la condenada padece un trastorno mixto de personalidad y persistente cuadro de distimia, aunque "sin que haya duda alguna de que la acusada mantenía capacidades cognitivas suficientes para conocer que era lo que hacía y que lo hacía era un hecho ilícito".