El consulado español en Kiev ya ha inscrito a 44 bebés nacidos por subrogación, uno de ellos de familia gallega

Publicado 21/09/2018 18:39:23CET

   MADRID/A CORUÑA, 21 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El consulado español en Kiev (Ucrania) ha inscrito a 44 bebés nacidos por gestación subrogada y ha expedido un total de 21 pasaportes, según han informado a Europa Press en fuentes diplomáticas. Al menos uno de ellos, es de familia gallega.

   En concreto, han sido expedidos 13 pasaportes ordinarios y 8 provisionales. Uno de las familias gallegas que permanece en Ucrania ha confirmado a Europa Press que "por lo menos uno" de estos bebés corresponde a una de las cuatro familias de Galicia que permanecen en Ucrania.

    "Ya tienen inscrito al bebé y ya le han dado el pasaporte, dos estamos a la espera", ha explicado uno de los gallegos que permanece en Ucrania, que ha precisado que desconocen en qué situación está el cuarto caso.

   Para Exteriores, se trata de todas las familias afectadas este verano por el cambio de criterio en las inscripción de estos menores. El proceso de inscripción de estos menores se vio interrumpido en agosto por un cambio de criterio del consulado, que alega que el nuevo Reglamento Europeo de Protección impide la prueba de ADN a los niños para demostrar la filiación paterna y, por tanto no podría inscribirlos.

PROCEDIMIENTO

   Antes, las familias españolas que acudían a Ucrania para tener hijos mediante la subrogación solo debían demostrar la filiación del padre, que es el que aporta la carga genética, para obtener el pasaporte español provisional y poder registrar al niño como hijo de una relación extramatrimonial ante el Gobierno español. Después, la madre realizaba un proceso de coadopción en España.

   Pese a estas inscripciones, el presidente de la asociación Son Nuestros Hijos, Marcos Jornet, ya alertó en verano de que esta "negativa" del Consulado de España en Kiev (Ucrania) de inscribir en el Registro Civil a los bebés nacidos por gestación subrogada en Ucrania podría afectar a "cientos" de familias españolas que se encuentran inmersas en estos procesos.

   La Embajada española en Ucrania había emitido un comunicado en el que desaconseja "claramente iniciar un proceso de este tipo por no tener cabida en el ordenamiento jurídico español" y apunta que las autoridades españolas "no pueden hacerse responsables de las promesas de agencias privadas que realizan fuera de España una actividad no amparada por la ley española".

   Además, en este comunicado, esta departamento advertía de que no podía asegurar que el trato a las "madres gestantes" sea bueno y de que en los últimos meses se han producido "estafas y engaños" por parte de clínicas ucranianas, además de "mala praxis médica", como abortos inducidos o deficiente control médico de los embarazos.