'Enfermeiras sen cadeas' equiparan el contrato de continuidad que ofrece el Sergas con la "esclavitud"

Publicado 22/08/2019 14:58:43CET
Portavoces del colectivo vigués 'Enfermeiras sen cadeas', con representantes de Prosagap, CIG-Saúde y CC.OO.
Portavoces del colectivo vigués 'Enfermeiras sen cadeas', con representantes de Prosagap, CIG-Saúde y CC.OO.PAULA JUSTO-EUROPA PRESS

Alertan contra el aumento de la precariedad y piden el fin de la tasa de reposición y OPEs "dignas"

VIGO, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

El colectivo vigués 'Enfermeiras sen cadeas', con apoyo de los sindicatos CIG, Prosagap y CC.OO. ha denunciado este jueves las "condiciones de esclavitud" del contrato de continuidad que les ofrece el Sergas (y que también ha ofrecido a los médicos), y ha anunciado una concentración de protesta para el próximo 16 de septiembre, ante la dirección provincial de Sanidade, en García Barbón.

Según han explicado en rueda de prensa, lejos de aportar estabilidad, el contrato que ofrece la administración, y que entrará en vigor este otoño (con carácter voluntario), "precariza aún más" las condiciones de las enfermeras eventuales, que son "muchas más" de las que admite la Xunta.

Una de las portavoces de 'Enfermeiras sen cadeas', Silvia Rouco, ha señalado que la temporalidad afecta a un 40 por ciento de las enfermeras en atención especializada y a un 28 por ciento en atención primaria (muy lejos de las cifras del Sergas, que habla de un 80 por ciento de estabilidad).

Asimismo, ha recalcado que el contrato de continuidad supone una constante movilidad de las profesionales (que pueden trabajar "en dos o más centros"), pasar a tener 48 horas de trabajo a la semana; y tener un 40 por ciento de su horario mensual sin fijar previamente, para que sea decidido de forma "discrecional" por parte de la EOXI, en función de las necesidades del servicio.

Silvia Rouco ha puesto su propio ejemplo: 18 años trabajando en el Sergas, ha firmado casi 200 contratos de los que "solo tres tuvieron una duración superior a tres meses", 89 de los contratos fueron de menos de 15 días, y solo tiene cotizados 11 años a la Seguridad Social. "No hay horarios, vives pendiente del teléfono, si rechazas un contrato te sancionan, no tenemos derecho a carrera profesional, ...yo lo que quiero es estabilidad y no lo que ofrecen ahora", ha denunciado.

En la misma línea, Olga Martínez ha subrayado que, con el rechazo al contrato de continuidad, las enfermeras pretenden dejar claro que no quieren "ser cómplices de la precarización del sistema público de salud", y ha incidido que, al margen de las peores condiciones laborales, esta medida tendrá repercusión en los pacientes porque no habrá una continuidad en su cuidado.

"El nivel de estrés es inhumano, estamos poniendo en peligro el modelo asistencial (...) y las enfermeras queremos acabar nuestros turnos con la conciencia tranquila", ha sentenciado.

"MEDIDA ELECTORALISTA"

Por parte, la portavoz de Prosagap, Marisa Velicia, ha constatado que la oferta del contrato de continuidad es una "medida electoralista" del gobierno gallego y un "intento de lavado de cara" ante la situación de precariedad en la sanidad gallega y, especialmente, en el área sanitaria de Vigo.

Así, ha recordado que se han ofrecido un centenar de estos contratos, de los que en torno a una cuarta parte serán para el área viguesa, cuando "hay más de 12.000 enfermeras en las listas de contratación".

Asimismo, el portavoz de CC.OO., Javier González, ha advertido de que el carácter voluntario de los contratos es "una burla" al pacto de contratación, porque no tiene en cuenta los méritos de los trabajadores.

Finalmente, Pilar Rodríguez, de CIG-Saúde, ha advertido de que este modelo "abre la puerta" a extender la precariedad a otros colectivos y a generar plazas estructurales "en esas condiciones de esclavitud".

Por ello, ha insistido, toda solución para la actual situación pasa, entre otras medidas, por "acabar con la tasa de reposición" y "convocar OPEs dignas" que cubran "realmente" todas las plazas necesarias.

Contador