Actualizado 01/04/2012 23:32 CET

Extinguidos dos incendios en las provincias A Coruña y Ourense que calcinaron más de 50 hectáreas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los incendios registrados en las localidades de Santa Comba (A Coruña) y Lobios (Ourense) han quedado extinguidos a lo largo de este domingo después de calcinar más de 50 hectáreas entre ambos.

Así, según el último parte de la Consellería de Medio Rural, el fuego registrado en la parroquia de San Sabiña, en el municipio de Santa Comba, quedó extinguido a las 13.40 horas de este domingo. Había comenzado a las 00.34 horas y afectó, según las primeras estimaciones provisionales, a una superficie de 45 hectáreas.

En su extinción trabajaron tres agentes forestales, cinco brigadas y cuatro motobombas.

Por otro lado, el incendio que se inició registrado en la parroquia de Araúxo, en Lobios, quedó extinguido a las 17.40 horas, tras afectar a unas 18 hectáreas, de las cuales 15 son de monte raso y el resto, arbolado.

En la extinción del fuego trabajaron un técnico, cinco agentes forestales, ocho brigadas, un grumir, dos motobombas, un helicóptero y tres aviones.

OTROS FUEGOS EXTINGUIDOS EL DOMINGO

Por otro lado, quedó extinguido a las 12.00 horas de este domingo el incendio ubicado en la parroquia de Valongo, en el municipio ourensano de Cortegada y que había quedado controlado a las 9.30 horas. Según las estimaciones provisionales, afectó a una superficie de 9 hectáreas, pese a que una anterior apuntaba que se elevaban a 20 hectáreas.

En la extinción de este fuego, que comenzó sobre la 1.53 horas de la madrugada de este domingo, trabajaron tres agentes forestales, cinco brigadas, cuatro motobombas y una pala.

También quedó apagado desde las 12.25 horas de este domingo el fuego que se había sido controlado a las 13.35 horas de este sábado y que se localizó en el ayuntamiento de Avión, en la parroquia de Abelenda. Este incendio comenzó sobre las 22.25 horas del viernes y afectó, según los últimos cálculos provisionales, a una superficie de 72 hectáreas, de las cuales 67 son de monte raso.

En su extinción trabajaron dos técnicos, nueve agentes forestales, 15 brigadas, ocho motobombas, una pala, cinco helicópteros y tres aviones.