Una familia de Aríns (Santiago) logra un aplazamiento de su desahucio

Actualizado 15/07/2014 18:45:54 CET

La expedición judicial le ha concedido a la familia 10 días más con la "intención de negociar"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un secretario judicial, acompañado por el procurador de la parte desahuciadora, se ha presentado este martes en una casa de la parroquia compostelana de Aríns con la intención de llevar a cabo el desahucio de una familia que ha denunciado haber sido víctima de una estafa en relación a su hipoteca.

    Sin embargo, según ha contado la plataforma Stop Desahucios Compostela a Europa Press, la expedición judicial le ha concedido a la familia 10 días más, hasta el lunes 28 de julio, para "negociar" su situación antes de realizar la expulsión.

   Según Stop Desahucios, el retraso está motivado porque la familia ha interpuesto una denuncia por estafa contra Rachid Messaudi, un particular francés al que recurrieron para poder pagar la hipoteca de la casa, a la que no podían hacer frente. La plataforma ha indicado que, mediante engaños no clarificados, el hombre hizo creer que él pondría el dinero de la deuda y que harían "un apaño" para que ellos pudiesen seguir en el futuro con su propia vivienda.

   La familia de Carlos y María, que han pedido amparo por parte de la justicia para que tome en consideración la denuncia, había heredado el terreno en Aríns el que decidieron construir la casa "con sus propias manos".

   Al no poder asumir los gastos de arquitecto, impuestos y todo lo relacionado con la legalización de la vivienda, la familia pidió una hipoteca en el año 2006 valorada en 35.000 euros.

LA FAMILIA SE QUEDÓ EN PARO

   Sin embargo, la situación se complicó cuando la familia quedó en paro y dejó de pagar la hipoteca. Según Stop Desahucios, las comisiones de demora hicieron que la deuda ascendiese hasta los 68.000 euros, momento en el que la familia empezó a sufrir presión del banco, que les advirtió de una ejecución hipotecaria.

   Por ello, Carlos y María se vieron obligados a recurrir al "presunto estafador" Rachid Messaudi, que reside en Benalmádena (Málaga), y que inicialmente les hizo una oferta de compra a cuatro meses.

COMPRA DE LA VIVIENDA

   A pesar de que la deuda de la familia ascendía a 68.000 euros, según los papeles del notario el hombre ahora denunciado adquirió la vivienda por 105.000 euros. Cuatro meses después de esta "compleja" compra, el particular francés les reclamó para poder recuperar la casa 150.000 euros.

   Stop Desahucios ha señalado que la familia "ha sufrido una estafa" y que no "se enteró" de la cantidad que figuraba en los documentos, ya que se sentían "nerviosos" mientras estaban en el notario y creían estar "resolviendo el problema".

   La plataforma destaca que estos casos ya se han dado en más ocasiones y que "estos particulares que engañan, hacen figurar su actividad empresarial como alquiler de viviendas por cuenta propia".