Publicado 13/10/2021 14:43CET

Feijóo, adalid de la "moderación gallega", rechaza "contrapartidas" a independentistas en financiación y PGE

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (1d); el vicepresidente primero, Alfonso Rueda (2d), y el vicepresidente segundo, Francisco Conde (3d), durante el debate del Estado de la Autonomía de Galicia.
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (1d); el vicepresidente primero, Alfonso Rueda (2d), y el vicepresidente segundo, Francisco Conde (3d), durante el debate del Estado de la Autonomía de Galicia. - Álvaro Ballesteros - Europa Press

Advierte que Galicia se "hará valer" y propone "una recuperación a la gallega" basada en la estabilidad frente a la "frivolidad" estatal

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Los reproches contra el Gobierno que dirige Pedro Sánchez han estado presentes, una vez más, con fuerza, en el discurso que ha pronunciado este miércoles el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en el Debate sobre el Estado de la Autonomía, donde, tras reivindicar reiteradamente la "moderación y estabilidad" de Galicia, ha puesto el foco con especial intensidad en dos cuestiones ya sobre la mesa: los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y el debate de la financiación autonómica.

   En un contexto de recuperación de la pandemia, Feijóo ha proclamado que "ninguna política ni medida será completa si no tiene un respaldo económico suficiente", motivo por el que Galicia "se juega tanto" en la negociación de la financiación autonómica.

   Aunque ya lo había avanzado, ha ratificado que el próximo 2 de noviembre, ocho comunidades se reunirán en Santiago para abordar distintas inquietudes comunes, pero con el foco especialmente en el sistema de financiación. "Galicia, Asturias, Aragón, Castilla y León, Castilla-La Mancha y La Rioja daremos así continuidad a un foro estable desde hace varios años, y que ahora se amplía con Cantabria y Extremadura", ha relatado.

   "Ocho presidentes de tres partidos distintos. Uno de cada cuatro españoles estaremos representados en ese encuentro. Casi el 62% por ciento de la superficie de la nación", ha sentenciado, orgulloso de que Galicia "sea una vez más escenario de la política que vale la pena, de la que trabaja constructivamente con otras autonomías, y con utilidad al conjunto de los intereses del Estado".

   Defensor de abordar un asunto tan relevante en una negociación multilateral, ha recalcado que esta alianza "no va contra nadie" y está "abierta a todos". De hecho, ha avanzado que la próxima semana mantendrá un encuentro con el presidente andaluz, su compañero del PP Juan Manuel Moreno, y también abordarán juntos sus respectivas visiones de la financiación autonómica.

TEMOR ANTE "CONTRAPARTIDAS" A LOS INDEPENDENTISTAS

   Y es que, según Feijóo, el "enfrentamiento real" no es entre las comunidades con mayor población frente a otras autonomías que, como Galicia, tienen factores diferenciales como el envejecimiento o la dispersión, sino entre quienes quieren un diálogo multilateral y los que buscan "otro a su medida".

   "Quiero pedir con claridad y espero que, con el apoyo inequívoco de todos los partidos de este Parlamento, que la financiación autonómica no sea decidido en una mesa bilateral con el único Gobierno autonómico que manifiesta abiertamente estar en contra de la nación", ha aseverado, en relación al catalán.

   La "gran pregunta", a su modo de ver, es si las comunidades contarán con un "árbitro imparcial" para "ordenar este debate crucial" o si ese árbitro "está hipotecado por un jugador que, además, no acata el reglamento".

   "Tememos y así lo manifiesto ante esta Cámara, que el mal llamado diálogo con los independentistas haga imposible cualquier otro modelo de financiación que no satisfaga plenamente a los partidos separatistas", ha esgrimido, antes de advertir: "Nuestro país no puede ser rehén de las debiliddes parlamentarias de su presidente".

   "Galicia no es ajena a lo que se pueda acordar en un proceso opaco, y en consecuencia hará valer sus intereses si estos se ven perjudicados", ha avisado, al tiempo que ha lanzado una petición a la oposición gallega: su apoyo para que los PGE "no sean aprobados a la medida de posiciones independentistas".

RECUPERACIÓN DE LA PANDEMIA

   Pero Feijóo ha lanzado otros avisos al Gobierno central durante su intervención, con especial intensidad en lo que respecta a elementos clave para la recuperación post covid como los fondos europeos Next Generation, un punto en el que ha insistido en la cogobernanza.

   También ha manifestado su deseo de que en los próximos meses se lleve a cabo un levantamiento de las medidas de protección de forma "gradual y no abrupto" hasta que se consolide la reactivación. De esta manera, ha solicitado al Gobierno central que "refuerce los mecanismos de transición para los trabajadores que siguen en Erte".

   En este sentido, en el Debate sobre el estado de la autonomía, ha apuntado que en Galicia "está garantizada la desescalada" y ha avanzado que en los próximos días se lanzará "una nueva convocatoria" del plan de rescate (se han realizado tres convocatorias, con fondos propios y procedentes del Estado), con el fin de "corregir las deficiencias que padecen las administraciones y los afectados por las condiciones que marcó el Gobierno central en el anterior".

GARANTÍA DE ESTABILIDAD Y "MODERACIÓN"

   Pero más allá de críticas concretas, la base ideológica de la intervención del presidente gallego se ha sustentado en contraponer la "estabilidad" y la "moderación" de Galicia --con el propio ejemplo de la celebración de este debate frente a los "casi siete años" de ausencia del Debate sobre el Estado de la Nación-- con la "inestabilidad y la frivolidad" de la política estatal.

   "Galicia seguirá siendo el lugar donde las prioridades del Gobierno son las prioridades de nuestra gente", ha afirmado, antes de remarcar que la Comunidad que él dirige "seguirá siendo el lugar a donde mirar para encontrar debates serenos y defensa del marco constitucional y del autonomismo".

   Lo hizo en el arranque del discurso y lo repitió en el cierre, cuando volvió a rememorar a Valeriano Martínez --además de citar al galleguista Valentín Paz-Andrade-- antes de proponer "una recuperación a la gallega", una recuperación "justa de verdad", que aproxime sus "valores y perspectivas" a los cambios que se están prouciendo y que "incorpore plenamente a Galicia a los caminos del progreso sensato".

   "En Galicia siempre nos encontramos en el centro. Como hicieron los gallegos desde hace 40 años", ha esgrimido Feijóo, quien, con la "moderación" por bandera y el ejemplo de los 40 años de autonomía gallega, ha propuesto "desaprender la frivolidad y la inestabilidad" de la politica estatal siguiendo el ejemplo autonómico.

   "Estos 40 años de autonomía dan forma a un modelo político que le proporciona a Galicia un peso importante en el conjunto de España y en el concierto europeo", ha zanjado.

Contador