Actualizado 11/12/2007 16:26 CET

Feijóo exige un 50% más de inversión en el AVE gallego para unirlo a la Meseta en 2016 y corregir "cuatro años perdidos"

Sitúa en el impulso a la alta velocidad el reto del PP si gana las generales y culpa al Gobierno central de "diez años de retraso" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, exigió hoy que el Gobierno central invierta el 50 por ciento más de los previsto para 2008 en el AVE gallego con el objetivo de que la conexión con la Meseta esté operativa en 2016 y no en el horizonte de 2018-2020, de modo que se corrija "una legislatura perdida" en esta materia.

Así lo expuso el dirigente 'popular', que se basó en cálculos de la Confederación de Empresarios de Galicia, en el transcurso de un acto de esta formación sobre la alta velocidad, en el que censuró al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero por relegar a la comunidad y situarla, "al igual que ocurrió con las autovías, como última comunidad en contar con el AVE". "Una ciudad sin esta infraestructura quedará descolgada del progreso", advirtió.

Por ello, proclamó que "recuperar el tiempo perdido" será el reto del PP a partir de marzo, en caso de que ganen las próximas elecciones generales. "No es una quimera", enfatizó, y garantizó que trabajarán para "cumplir los plazos previstos", como en el caso de Málaga, donde en cinco años se construyeron más de 160 kilómetros de vías.

Antes, el presidente 'popular' hizo un relato de la "parálisis" que, a su juicio, el actual Gobierno impuso a la implantación del AVE en todo el Estado, y comparó su actuación con la de los ejecutivos de José María Aznar. "El plan del PP (PIT) y el del PSOE (PEIT) coinciden en casi todo, sólo hay una novedad: lo previsto en 2010 ahora estará listo en 2020", denunció.

DIEZ AÑOS DE RETRASO.

De este modo, achacó este "retraso de diez años" a que "se invierte menos", al pasar de un gasto equivalente al 2 por ciento del PIB español en 2004 a uno del 1,58 por ciento en 2005, 2006 y 2007. En este sentido, cifró en 14.800 millones lo que se dejó de invertir al no haber mantenido el anterior ritmo.

En el caso de Galicia, además, aludió a la falta de ejecución de un total de 2.000 millones presupuestados por el Ministerio de Fomento en estos tres últimos años. De esta forma, redujo la inversión en infraestructuras del Ejecutivo central al 4 por ciento, frente al 8 por ciento recogido en los Presupuestos Generales del Estado.

"El resultado es que el 70 por ciento de las actuaciones del Plan Galicia están igual que en 2004", resumió, a lo que añadió "la anulación" del AVE del Cantábrico. En este sentido, aludió al proyecto del PP, que preveía "conectar todas las ciudades gallegas entre sí en media hora de promedio y enlazarlas con Madrid en menos de tres horas".

GALICIA CIUDAD ÚNICA.

Según señaló, este plan sumaba un total de 937 kilómetros de vías y la inversión alcanzaba los 8.600 millones y remarcó que supondría la transformación de Galicia "en una ciudad única". Se refirió, también, una moción aprobada en 2004 en el Congreso en la que se apostaba por el cumplimiento de estos objetivos y acusó al Gobierno central de "saltarse el consenso alcanzado por todos los grupos".

Durante el acto ofrecieron su visión los alcaldes de ciudades que ya cuentan con esta infraestructura, como Ciudad Real, o la tendrán próximamente, como Málaga o Valladolid. En este sentido, Feijóo trasladó el "cambio histórico" que experimentó Ciudad Real desde que, hace 15 años, cuenta con el AVE. Señaló que su población creció un 26 por ciento, el comercio minorista un 63 por ciento y el paro se redujo al 5,7 por ciento.

En cuanto a Málaga, la puso como ejemplo de que "si se quiere, se puede" llevar adelante las obras y incidió en que la primera traviesa se colocó en 2001. No obstante, el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, fue más crítico, y admitió tener un sentimiento "agridulce", ante la anunciada llegada de la infraestructura el 22 de diciembre, de la que incluso llegó a dudar.