Actualizado 30/12/2019 12:13

Feijóo mantiene la intención de agotar mandato y sugiere que no retocará su Gobierno: "Funciona con absoluta fluidez"

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo, durante su entrevista con Europa Press en la delegación de la Xunta de Ourense /Galicia (España).
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo, durante su entrevista con Europa Press en la delegación de la Xunta de Ourense /Galicia (España). - ROSA VEIGA /EUROPA PRESS

   Admite que la inestabilidad en España "influyó de forma decisiva" para optar al tercer mandato: "Ahora estamos en supuestos si cabe más excepcionales"

   Reconoce que "falló" la comunicación del cierre del paritorio de Verín, pero defiende la decisión y lamenta que de momento "no hay pediatras"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantiene "en este momento" la intención de agotar el mandato, ya que no ve "razones" que justifiquen adelantar las elecciones gallegas que tocarían en otoño de 2020 y sugiere que tampoco contempla cambios en el equipo de gobierno, al entender que su gabinete "funciona con absoluta fluidez".

   "No tenemos en este momento ninguna causa para no pensar en agotar la legislatura. Hay un presupuesto que acabamos de aprobar, estabilidad parlamentaria, un gobierno que funciona y tenemos que dar estabilidad política en una España en la que la inestabilidad ya empieza a hacerse crónica", ha argumentado, en una entrevista concedida a Europa Press.

   De las palabras del presidente gallego se desprende, además, que está satisfecho con su actual Ejecutivo, que ve "muy adiestrado y muy formado en las cosas de su competencia". En esta coyuntura, ha defendido que "funciona con absoluta fluidez" y también ha puesto en valor que se trabaja "con absoluta solidaridad" entre los miembros del Gobierno.

   "Los aciertos son del gobierno y las equivocaciones también, empezando por el presidente. Hay cosas que las hacemos mejor y otras que tenemos que mejorar. La responsabilidad es mancomunada", ha dicho, en un escenario en el que el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, se ha convertido en objeto de los dardos de la oposición, que pide su cese por decisiones como el cierre del paritorio de Verín (Ourense).

   Así las cosas, Feijóo ha defendido que está centrado en dar a Galicia "la estabilidad" de la que, a su juicio, carece la política española. De hecho, ha subrayado que "nunca" podría haber "imaginado" que, pese a tener unas elecciones autonómicas en 2020, hubiese "más estabilidad" en la Comunidad que en España, con un gobierno "que sigue sin constituirse desde el mes de abril".

   Por ello, pese a que todas las miradas dentro y fuera del PPdeG están pendientes de que revele su futuro y si optará a un cuarto mandato en la Xunta, él insiste: "En este contexto de frivolidad política, de ruptura del estatus jurídico, constitucional e institucional que hay en España, lo que menos importa es dar a conocer el candidato del PP en Galicia".

INESTABILIDAD POLÍTICA: CLAVE EN SU DECISIÓN DE 2016

   Según ha trasladado, mantiene la hoja de ruta de revelar lo que va a hacer en el primer trimestre del año próximo. De hecho, ha defendido que no tiene "la decisión definitivamente tomada". "Las decisiones hay que tomarlas en los tiempos en los que procede y tenemos el primer trimestre de 2020 para tomarla", ha aseverado.

   Feijóo, quien defendió en su día que dos mandatos eran suficientes, ha evitado responder acerca de si ahora se pone un tope, pero sí ha justificado el paso que dio al presentarse por tercera vez en 2016 y lo ha vinculado con el cambio del panorama político en España y ha puesto el foco sobre todo en la "inestabilidad" que había en el país.

   "Cuando llegamos al año 2016 se habían producido dos elecciones, las de 2015 y las de ese mismo año, con el gobierno bloqueado por el 'no es no' de (Pedro) Sánchez. Y aquel 'no es no', la inestabilidad de la política española y la inestabilidad del gobierno de la nación me influyeron de forma decisiva con otro hecho no menor: que no hubiese ninguna mayoría absoluta en España", ha reconocido.

   Al tiempo, ha reivindicado que, "pocos días después" de lograr él la mayoría absoluta en Galicia en 2016, "el PSOE destituyó en Ferraz a su secretario general (Sánchez) y empezó a moverse la investidura del presidente Mariano Rajoy".

   "Y ahora estamos ante supuestos incluso si cabe más excepcionales, porque estamos en el supuesto de que el 'no es no' al presidente Rajoy se ha convertido en el 'no es no' al PP", ha subrayado Feijóo, antes de matizar que la actual tesitura, si bien hay alguna mayoría absoluta más en España, es "muy compleja".

   A la espera de confirmar si opta o no a un cuarto mandato, preguntado acerca de si pactaría con Vox si se diese la coyuntura y el PPdeG lo necesitase para mantener el Gobierno, ha respondido que él "no" ve a Vox ni tampoco a Ciudadanos (Cs) dentro del Parlamento autonómico.

INFRAESTRUCTURAS Y EL "TREN A MADRID"

   En relación a si para él sería un reto personal igualar a Manuel Fraga en victorias electorales, ha contestado que cuando concluya este mandato ya habrá "empatado" con él "desde el punto de vista del tiempo dedicado a la política gallega", si suma sus tres mandatos y la legislatura que estuvo en la oposición.

   Y ha ironizado, preguntado acerca de si renuncia de forma definitiva a dar el salto a la política estatal: "Yo lo que quiero no es que pase el tren a Madrid, lo que quiero es que llegue el tren de Madrid a Galicia". Ha añadido que él sigue "aquí" mientras "muchos" de los que le situaban en Madrid son los que se han ido o están ya "fuera" de la política.

   La reflexión sobre su futuro y el "tren a Madrid" ha servido a Feijóo para incidir en los "incumplimientos" del Gobierno de Sánchez en relación al AVE a Galicia, tras "certificar que no está concluido en 2019". "Lamentablemente, en este momento no tengo la certeza de que el AVE esté siquiera en el año 2021", ha subrayado.

   Así, ha manifestado su deseo de poder tener una reunión "leal y seria" con el ministro que tome posesión de Fomento para poder "concretar la llegada del AVE". Más allá, en el ámbito de las infraestructuras, mantendrá otra de las demandas incluida en la "agenda gallega" que puso sobre la mesa antes de las generales: el traspaso de la AP-9, si bien su "prioridad" es la política de peajes.

   En esta coyuntura, en la línea de lo que hace la Xunta con las autopistas de titularidad autonómica, ha urgido descuentos en la AP-9 para quienes la usan de forma habitual y para ir a trabajar. Asimismo, tras afear que se mantenga pendiente parte de la deuda de 700 millones que reclama la Xunta al Ejecutivo central, se ha preguntado qué harán el BNG y los diputados de Galicia en Común ante la investidura de Sánchez.

DEMOGRAFÍA Y PARITORIO DE VERÍN

   En clave social, ha ratificado que en 2020 el impulso demográfico estará entre las prioridades políticas de su Gobierno. "Tenemos que poner una fecha rápida para que, por primera vez en España, las familias no paguen las guarderías a partir del segundo hijo", se ha impuesto.

   Sobre la polémica a raíz del cierre del paritorio del hospital de Verín, ha admitido que "falló" la comunicación y ha insistido en la "emergencia" que supone la falta de pediatras. De hecho, ha advertido que, a día de hoy, las plazas convocadas todavía no han sido cubiertas.

"Ya me gustaría tener pediatras en Verín", ha remarcado, pero ha insistido en que la problemática no es exclusiva de la Comunidad y ha ejemplificado con que "el 25 por ciento de las plazas de pediatría en España las están ocupando médicos de familia por falta de pediatras". De hecho, ha puntualizado que en Galicia ese porcentaje "no llega al 13 por ciento".

   Así, ha defendido que los gobiernos están "para tomar decisiones" que a veces pueden estar "mal comunicadas" o "incorrectamente contadas". "Pero lo importante es que es una decisión que preservó la seguridad de los bebés", ha defendido.

   En clave política, ha censurado la "deslealtad" de la oposición al atacarle con este asunto. Pero, al tiempo, ha justificado "por la presión" que alcaldes de la zona, que son "amigos personales" suyos "desde hace décadas", y otros dirigentes del PP ourensano, con Manuel Baltar al frente, le exigiesen "rectificar. Aún no "compartiendo" su postura, ha concluido que su "obligación" es "entenderlo".

Más información