Actualizado 01/12/2015 16:25 CET

Fiscal pide 10 años para una mujer acusada de incendiar el piso de su marido en Pontevedra

   La procesada declara que ese día "venía de fiesta" y llegó a su casa "muy bebida" cuando inició una discusión con su marido

   PONTEVEDRA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía mantiene su solicitud de 10 años de prisión para la mujer acusada de incendiar el piso de su pareja y abrir la espita de gas en la ciudad de Pontevedra.

   Este martes se ha celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra el juicio contra Erica P.S., acusada de incendiar el piso de su marido, y contra su hijastro por un delito de lesiones.

   Al término del juicio la fiscal Carmen Novo mantuvo su solicitud de pena de 10 años de prisión para Erica P.S., de nacionalidad brasileña, a la que acusa de un delito de incendio con riesgo para la vida o la integridad física de las personas por prender fuego al inmueble tras una discusión con su cónyuge.

   Erica P.S. convivía con su marido y los hijos de éste en este piso de la calle Francisco Asorey de Pontevedra, cerca de Pasarón, cuando sucedieron los hechos.

   Aunque no quiso contestar a las preguntas de la Fiscalía, ni de los abogados de la defensa, la procesada explicó al tribunal que ese día "venía de fiesta" y llegó a su casa "muy bebida" cuando inició una discusión con su marido. Ha declarado únicamente que tan sólo se acordaba de que "iba a calentar algo para comer", por lo que puso al fuego una tartera con sopa.

   Por su parte, el hijastro explicó que aquel 27 de junio de 2013, a las 9,00 horas, Erica P.S. llegó a casa "muy borracha y alterada" e inició una discusión con su padre.

   Para evitar la discusión, el hombre y sus hijos bajaron al segundo piso donde residen los abuelos, dejando a la acusada sola en el inmueble. En ese momento, el hijastro asegura que escuchó ruidos, por lo que subió de nuevo a la cuarta planta encontrándose a la acusada en su habitación.

   "Estaba rompiendo mis cosas", ha apostillado. "Traté de inmovilizarla, nos agarramos y caímos al suelo hasta que nos separó mi padre", relató el hijastro.

PUÑETAZO

   La Fiscalía mantiene que en su discusión con la procesada el chico le propinó un puñetazo en el pómulo, según lo que la mujer declaró en su día a la Policía Nacional. Sin embargo, él lo negó durante el juicio.

   "No le di ningún golpe directo, no tenía ninguna intención de eso", ha asegurado. Por estos hechos, la Fiscalía también formula acusación contra el hijastro de la víctima, para quien solicita una pena de ocho meses de prisión y dos años de alejamiento con respecto a la acusada.

   Siguiendo con el relato coincidente de los hechos que hicieron el chico, su padre, y sus abuelos, después de que el joven regresase a casa de sus abuelos, dejaron de nuevo a la acusada sola en la casa. Pocos minutos después se dieron cuenta del incendio y avisaron a los bomberos, que lograron apagarlo.

   Bomberos y Policía Científica relataron ante los magistrados de la Sección Segunda que el fuego tenía "dos focos independientes e inconexos entre sí"; uno en la habitación y otro en el salón.

   Al respecto, coincidieron en señalar la "peligrosidad" del incendio, ya que junto a la "elevada carga del fuego" había un fogón del gas en la cocina con la espita abierta.

   El escrito de acusación de la Fiscalía señala que Erica P.S., "movida por la intención de causar su destrucción, procedió a plantar fuego con un encendedor", y añade que la acusada también fue a abrir el regulador de la bombona de gas que había en la cocina, tras lo que salió del inmueble a la calle.

   Además de la pena de prisión, la representante del Ministerio Público solicita que la mujer indemnice a los abuelos, que son los propietarios del piso, en la cantidad de 30.310 euros por los gastos de limpieza, la reparación de los desperfectos y la reposición del mobiliario.