El fiscal ratifica la acusación de asesinato contra el compañero sentimental de la madre de la niña muerta en Narón

Actualizado 31/05/2007 20:41:18 CET

La defensa asegura que el acusado "era un ingenuo y no sabía lo que pasaba", por lo que pide la absolución

A CORUÑA, 31 May. (EUROPA PRESS) -

El juicio por asesinato de la niña de dos años que falleció en Narón en 2005 quedó hoy visto para sentencia y el fiscal ratificó la acusación de asesinato contra el ex compañero sentimental de la madre en aquel momento.

Así, la Fiscalía solicitó para el joven I.N. 25 años de cárcel y, acusó a la madre de homicidio imprudente y maltrato habitual, para la que pidió ocho años de prisión. Por su parte, la defensa de ambas partes demandó otra vez la libre absolución para ambos.

En su intervención final, el fiscal aseguró que, en el día de la muerte, cuando el acusado estuvo a solas con la niña "la golpeó en más de 20 ocasiones" y afirmó que, al menos una de esas veces, "fue en el abdomen". En ese momento empezó "el deterioro progresivo de la pequeña" y "ninguno de los dos tomó la decisión de llevarla al médico".

Además apuntó que "es inaudito" que pretenda hacer creer que "había estado bien por la tarde" y que no la llevaron al médico antes por "temor a las consecuencias judiciales". Apuntó que cuando fueron al centro de salud "ya era demasiado tarde".

La acusación particular y popular destacó el "conocimiento pleno de la madre" en lo que a malos tratos se refiere. "La acusada dejó sola a la niña con su pareja siendo previsible el maltrato", sentenció. Así, añadió que "sistemáticamente la niña se quedaba sola en casa".

"ERA UN INGENUO"

Por su parte, el abogado del acusado sostuvo que "no hay ni un solo dato que confirme" que fue el joven quien la mató ya que, en su opinión, "estaban los dos en casa en el momento de la agresión".

En lo referente a que la llevara él al médico esa tarde, aseguró que "fue porque era un ingenuo y no sabía lo que pasaba". "De ahí la malicia de la procesada que se quedó en casa pensando en su coartada", sentenció.

Finalmente, para el abogado de la madre el joven "marcó un antes y un después en la vida de la niña" e indicó que "todos los niños se caen y la madre no tenía porqué sospechar que la pequeña sufría malos tratos".