El Gobierno local de Pontevedra condena la "violencia machista" tras el asesinato de una mujer en Pontesampaio

Publicado 24/10/2015 13:48:21CET

PONTEVEDRA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores, ha condenado "todo tipo de violencia, y específicamente la machista" tras el asesinato de una mujer, C.R.P., de 38 años, que fue apuñalada presuntamente por su expareja, J.A.L.B., de 34.

El Gobierno local de la ciudad se sumará el lunes a los actos de repulsa por este crimen, que tendrán lugar por la mañana, con un minuto de silencio delante del Ayuntamiento, y por la tarde, ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Por su parte, la concejala de Servicios Sociales, Carme Fouces, ha señalado que su departamento ya está "en contacto" con la familia de la víctima "para ofrecerle colaboración" y ha lamentado también el crimen contra una mujer "a manos de su pareja y por el motivo de ser exclusivamente una mujer".

En este sentido, el regidor municipal ha afirmado que esta situación "no es tolerable en el siglo XXI" y, si bien ha admitido que es "complicado" encontrar una solución, ha instado a los poderes públicos a "tomar las máximas decisiones posibles" a nivel legislativo y judicial.

CINCO VÍCTIMAS EN GALICIA

Además, Lores ha urgido que se actúe "ya, porque esto no mejora" y ha recordado que en Galicia se han producido en lo que va de año cinco víctimas mortales por violencia machista. En el conjunto del Estado suman 38.

El regidor pontevedrés ha hecho un "llamamiento a la población para que manifieste su oposición a estos hechos" que, en su opinión, tienen que ver con "la cultura de usos y costumbres, la historia, el machismo imperante y las religiones que, en su mayoría, son machistas y castradoras de la mujer".

Por último, ha trasladado a la familia y los allegados de la víctima "el pésame y el apoyo en lo que sea necesario" del ayuntamiento de Pontevedra. El alcalde también ha elogiado la memoria de la mujer fallecida, que era "querida en toda la parroquia" de Pontesampaio, donde regentaba el quiosco situado en la playa fluvial de la zona.