En Marea no apoya ninguna candidatura para esquivar su propia división

Actualizado 04/12/2017 14:36:24 CET

   El máximo órgano de dirección política no contó con la presencia de los críticos en la votación

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Consello das Mareas aprobó una resolución en su última reunión en la que ha esquivado posicionarse a favor de una fuerza política en concreto en las elecciones catalanas del próximo 21 de diciembre, una postura con la que pretende esquivar la visualización de su propia división. Además, acordó un texto en el que amonesta al Grupo Parlamentario por las dos votaciones en las que se reflejó la diferente postura ante la situación catalana.

   Concretamente, En Marea ha decidido "reconocer y respetar" el pueblo de Cataluña como "sujeto político" y, dada la "concurrencia electoral de una diversidad de espacios políticos que en Galicia trabajan mano a mano en clave de unidad popular", la formación 'rupturista' gallega ha decidido evitar un apoyo en concreto y basar su postura en "principios y valores compartidos, como el derecho a decidir, el republicanismo y la democracia radical".

   De esta forma, En Marea no apoya explícitamente la candidatura de En Comú-Podem que, a priori, sería el espacio análogo a la confluencia en Galicia, si bien formaciones políticas que apuestan por la marea gallega mantienen buena relación con otros partidos de la órbita nacionalista o independentista. En todo caso, aclara que "por supuesto, siempre en contra del bloque que apoya el artículo 155 conformado por el PP, el PSC y Ciudadanos", recoge el acuerdo de En Marea.

   El acuerdo fue, según las fuentes consultadas por Europa Press, adoptado por unanimidad, pero previamente se habían los que conforman el bloque de críticos con la dirección, mientras que otros ni siquiera habían acudido.

   Por su parte, otros integrantes del máximo órgano de dirección decidieron apoyar la resolución final aunque eran partidarios de hacer una mención general a favor de los 'comunes', como era el caso del propio portavoz de En Marea, Luís Villares, aunque finalmente estuvo de acuerdo con el texto acordado.

VOTACIÓN SIN LOS CRÍTICOS

   En la misma resolución aprobada, En Marea expresa su deseo de una "hegemonía social y electoral de los espacios políticos" que portan los valores del "reconocimiento de los derechos nacionales de los pueblos que integran el Estado español: el derecho a decidir, ejercer el republicanismo mediante la radicalidad democrática y promover la participación plena de la ciudadanía en asuntos que afectan sus intereses y postulan la justicia social como clave de acción política".

   Las fuentes consultadas por Europa Press indicaron que, si bien al inicio del Consello das Mareas había una amplia representación de todos sus miembros, ya faltaban integrantes de la Marea Atlántica --que en A Coruña ostenta el gobierno municipal capitaneado por Xulio Ferreiro--.

   Antes de las votaciones también se fueron integrantes de la lista por la que se presentó a las primarias internas Luís Villares y que ahora conforman el sector crítico (después de que el portavoz parlamentario se aliase con otros miembros de la dirección para situarse al frente del partido En Marea).

   De este modo, no hubo disensiones en ninguna de las dos votaciones principales de la tarde y noche de este domingo en la reunión del Consello, acuerdos de los que se deriva, además, que En Marea no participará en ningún acto de la campaña electoral catalana como partido, si bien no evita que algún integrante --de la diversidad de formaciones políticas-- acuda Cataluña. El pasado sábado, Anova también decidió no posicionarse a favor de ninguna formación política concreta.

AMONESTACIÓN AL GRUPO PARLAMENTARIO

   Por otro lado, el Consello das Mareas también aprobó, por unanimidad, una resolución en la que "invita" al Grupo Parlamentario de En Marea a que eleve a este órgano "las dudas de posición política, para que se clarifiquen en el máximo órgano de dirección política de En Marea".

   En Marea --en la que están integrada miembros de Podemos, Izquierda Unida, Anova y otros independientes-- mostró (también con diferencias internas) su apoyo al referendo del 1-O, pero la postura de Unidos Podemos en el Estado, que acabó por considerar como no válidas las urnas ni la declaración unilateral de independencia (así como también rechazó la aplicación del artículo 155 de la Constitución), provocó fracturas en el Parlamento de Galicia, donde En Marea tiene 14 diputados.

   Desde el 1 de octubre ha habido dos votaciones sobre la situación catalana en la Cámara autonómica gallega y, en ambas, tuvo reflejo las diferencias de sensibilidades, algo a lo que los dirigentes de la formación han quitado hierro, si bien evidencian las distintas tendencias internas.

   Después, el grupo parlamentario decidió apoyar una iniciativa del BNG en la que se pedía "respetar el derecho de autodeterminación y la voluntad expresada por el pueblo catalán en referendo". De aquella, no obstante, cuatro diputados (tres del sector oficial de Podemos y una de Esquerda Unida-Izquierda Unida) se desmarcaron y se abstuvieron, siguiendo la línea política de Unidos Podemos en el Estado.

   Recientemente, el Bloque volvió a introducir una iniciativa en el Parlamento de Galicia y, en esta ocasión, el grupo de En Marea (que no contaba en ese momento con todos los diputados en la reunión) decidió abstenerse en la votación.

   La decisión de abstenerse volvió a reflejar diferencias en la Cámara autonómica, ya que cuatro diputados de En Marea evitaron estar en el hemiciclo en el momento de la votación. Concretamente, no lo hicieron tres diputados de la órbita nacionalista (Antón Sánchez y Davide Rodríguez, de Anova; y Paula V. Verao, de Cerna) y una diputada independiente, Ánxeles Cuña.

   Aunque el resto sí votó abstención como se había acordado, incluso dentro de ese grupo hubo parlamentarios que se habían manifestado a favor de apoyar la iniciativa del BNG pero que, en todo caso, optaron por mantener la disciplina de grupo.

AMONESTACIÓN AL GRUPO

   Así las cosas, este domingo día 3 de diciembre, el Consello das Mareas aprobó que se recordará la posición política acordada en los sucesivos plenarios de En Marea "si se vuelve a producir una diferencia de voto". "Para avanzar en la buena comunicación con la estructura parlamentaria, el Consello de En Marea remitirá en lo sucesivo al Grupo Parlamentario los acuerdos políticos acordados en su seno", señala el acuerdo de este domingo.

   Concretamente, En Marea recoge en los documentos aprobados en su plenario de diciembre de 2016 el apoyo al "derecho a decidir, a decidirlo todo, como un derecho fundamental". Con todo, hay que matizar que estas expresiones siempre se plasmaron cuando todavía se hablaba de la petición de un referendo pactado en Cataluña.