Actualizado 10/10/2009 19:11 CET

Portos de Galicia coloca el último cajón de la ampliación del muelle de Brens, en Cee (A Coruña)

La explanada final será de 33.702 metros cuadrados y el volumen de dragado, de 86.773 metros cúbicos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Portos de Galicia, José Manuel Álvarez-Campana, visitó hoy las obras de ampliación del muelle de Brens, en el municipio de Cee (A Coruña), para asistir a la colocación del último de los 18 cajones que conformarán su estructura principal.

El bloque, que se bautizó como 'Virxe dos remedios', se instaló después de que pasaran 90 días desde el inicio de las obras, el pasado 10 de julio. Cada cajón necesitó, así, de una media de cinco días para su colocación, según resaltó el ente público, dependiente de la Consellería do Mar.

Como resultado de la ampliación, el muelle constará de 18 cajones de hormigón prefabricado con una base de piedras --escollera-- que se rematará con una "superestructura de hormigón", señaló.

En este sentido, destacó que la finalidad de las obras es la prolongación del actual muelle de mercancías en una longitud de 310 metros y un ancho de 100. La explanada final será de 33.702 metros cuadrados y el volumen de dragado, de 86.773 metros cúbicos.

En conjunto, Brens contará con 210 metros de muelle con 11 metros de calado; 100 metros con 8; y los últimos seis, con siete. Además, a esta superficie hay que sumarle una ampliación de 89 metros de longitud y 7 metros de calado.

OBRAS

Para la ejecución de las obras, Portos utilizó el dique flotante 'Olimpia', que tiene una estructura "específicamente diseñada" para la construcción de este tipo de bloques.

Asimismo, indicó que este dique dispone de elementos "auxiliares" que permiten realizar dicha operación, así como soportes, equipo de deslizamiento y de distribución del hormigón, fondeo y plataformas de trabajo.

A medida que se construye el cajón, explicó, los parámetros que rigen la estabilidad "varían notablemente", por lo que los operarios deben seguir un "cuidadoso proceso de lastrado" para mantenerlos dentro de los límites de seguridad y calidad.

Una vez terminadas las actuaciones de montaje, los cajones se construyen colocando la armadura que, posteriormente, se rellena de hormigón mediante un sistema de deslizamiento.