Publicado 04/10/2017 22:19CET

El problema catalán protagoniza el debate con un Feijóo que rechaza cesiones “a costa de Galicia”

El presidente de la Xunta en el Debate sobre el Estado de la Autonomía 2017.
EUROPA PRESS

La oposición plantea reformar el Estatuto y plasmar la plurinacionalidad de España, pero el presidente cree que no toca

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La primera jornada del Debate sobre el Estado de la Autonomía de Galicia ha estado marcada por la situación en Cataluña derivada del referéndum independentista del 1 de octubre, toda vez que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, le ha dado un gran protagonismo en su discurso con el argumento de que la evolución del problema catalán también afecta a la comunidad gallega.

En su séptimo debate de política general y el primero de la X Legislatura, Feijóo ha reflexionado sobre la situación de Cataluña y ha llegado a proclamar que le "duele"; al tiempo que ha lanzado el mensaje de que él está "a favor de emplear la política" para intentar buscar una solución, pero ha advertido de que eso no debe significar "decir amén a todas las reclamaciones soberanistas".

De hecho, al margen de apoyar que se actúe con contundencia, ha pedido que se apliquen "todas las medidas necesarias" para evitar una ruptura de Cataluña con España "mediante procedimientos golpistas" que "dañaría" al Estado en su conjunto y tendría efectos negativos en ámbitos como el económico o el de la convivencia.

Con la vista puesta en Cataluña, el presidente ha pedido a la oposición que "mire para Galicia" y que reflexione sobre "los intereses" de la comunidad. El foco, por ejemplo, lo ha situado en la financiación autonómica, donde ha prevenido con la tentación de "imitar lo que proponen otros, ignorando que las realidades y los intereses son discordantes".

Feijóo ha incidido en que Galicia apuesta por un sistema "viable, sostenible y global" en el que se recoja el coste efectivo de los servicios por delante de la capacidad fiscal y ha apuntado que hay "principios básicos" que deberían ser compartidos con todos. "Una muestra de esta afirmación la daremos a finales de este mes, en la cumbre que celebraremos los gobiernos de Galicia, Castilla y León y Madrid", ha aseverado.

"A COSTA DE GALICIA NO LO HARÁN"

Si inició su intervención con Cataluña, la cerró con la misma temática y, al hilo de la financiación, ha apelado a hablar "claro" y ha subrayado que "lo que se está proponiendo es ceder algo, no se aclara qué, a quienes incumplen las normas y señalan a todo aquel que no piensa igual". "No sé que pretenden los que están dispuestos a hacerlo. Tampoco sé hasta donde podrían llegar ni cuánto costaría. Pero sí les digo que a costa de Galicia no lo harán. No lo harán", ha sentenciado.

Y es que Feijóo ha señalado que "facilitar que el conjunto de los catalanes se sientan cómodos en España es una tarea compartida y ahí estará Galicia con la mano tendida", pero también ha advertido de que el "acomodo de quien incumple la Constitución, el Estatuto y las leyes no depende de quien sí respeta las normas de convivencia". En este punto, ha dejado claro que ese acomodo "solo depende de su retorno a la cordura y a la legalidad".

En esta coyuntura, Feijóo ha avanzado una propuesta de resolución para que el Parlamento gallego se pronuncie en defensa del Estado de Derecho, de la convivencia y de la "democracia". Aunque ha manifestado que no debería ser "necesario" que una Cámara defienda esta postura, ha afirmado que espera "apoyo unánime". Además, ha recordado que su mayoría absoluta --la única autonómica de España-- garantiza que Galicia "estará" con la democracia.

PLURINACIONALIDAD

Precisamente sobre esta cuestión, el portavoz de En Marea, Luís Villares, ha considerado a Feijóo un político "irresponsable", que en vez de "llamar a la calma" en momentos "graves", "incendia" con sus declaraciones. Frente a esta actitud que ha criticado del mandatario, ha propuesto "un pacto de colaboración abierto, en clave democrática y social, de reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado".

Dicho esto, se ha referido al mandatario como "el único separatista", por "vivir cada día más separado de la realidad de Galicia" y por distanciar a los gallegos "del nivel de vida que merecen". "Los separa de la sanidad, del trabajo y separa en el colegio a los niños y a las niñas", le ha afeado.

Y después de que Feijóo ridiculizase el argumento de Villares de que "no todo lo legal es justo", el magistrado en excedencia ha opinado que los populares no son capaces de "separar el principio de legalidad del de la justicia" porque "para eso hace falta tener valores". "Para quien no tiene principios ni valores, toda ley parece buena", ha sentenciado.

REFORMAR EL ESTATUTO

Otro planteamiento que se ha puesto sobre la mesa durante el debate de política general es reformar el Estatuto de Autonomía de Galicia abordando "lo simbólico, las competencias y la financiación". Impulsado por el portavoz socialista, Xoaquín Fernández Leiceaga, su objetivo es entrar en el debate territorial que ha de abrirse en España para que Galicia no pierda peso.

"Somos una nacionalidad histórica", ha reivindicado y, a la vista de las reticencias de Feijóo, ha defendido al menos convocar la comisión del Estatuto para sentar "unas bases de referencia" de los postulados de Galicia en el nuevo escenario. Así, según su guión, la reforma de la carta estatutaria podría aplazarse.

El diputado del PSdeG ha justificado su propuesta en la "falta de proyecto" de Feijóo también en esta materia, y en su distanciamiento con la "posición de ruptura" que siguen los independentistas y con la "regresión autonómica" que apoyan los populares. "Ni ruptura ni retroceso. Política, reforma, diálogo", ha recetado.

"INMOVILISMO"

También ha incidido en la necesidad de reformar el Estatuto de Autonomía la líder de los nacionalistas gallegos, Ana Pontón, quien ha reiterado en la Cámara la demanda del BNG de poner en marcha una ponencia que "permita superar" el marco estatutario actual por considerar que, al igual que la Constitución, no consiguió "arreglar los problemas estructurales de Galicia".

Por ello, le ha pedido al máximo mandatario autonómico que "no se asiente en el inmovilismo" en un momento en el que el debate sobre la configuración del Estado está "abierto" y en el que Galicia debe obtener "capacidad real para decidir sobre sus asuntos".

En este sentido, ha respondido a Feijóo que los "problemas" de la comunidad son "el centralismo y la dependencia" y le ha acusado de hacer "seguidismo de la extrema derecha" al cerrar "toda vía de diálogo" con su discurso sobre el conflicto catalán.

"EN EL MOMENTO OPORTUNO"

Si el portavoz de los populares gallegos en O Hórreo, Pedro Puy, planteó que la mejor defensa de Galicia pasa por "defender la unidad de un Estado solidario", Feijóo ha endurecido su discurso sobre la situación catalana por la tarde, cuando ha cargado contra el "pucherazo" que solo busca "perpetuar el negocio del nacionalismo catalán".

En esta coyuntura, el presidente ha situado como prioridad "restablecer el orden constitucional" frente al "golpe de Estado continuado" de las instituciones de la Generalitat y, aunque no se ha cerrado a abordar reformas ajustadas a la ley "en el momento oportuno", ha respondido que ahora no toca hablar de una reforma del Estatuto.

OTROS LLAMAMIENTOS AL CONSENSO Y ANUNCIOS

Al margen de la cuestión catalana, Feijóo también ha apelado al acuerdo con el resto de grupos parlamentarios en cuestiones como la ley de implantación empresarial o en el rechazo a comportamientos de "turismofobia". Sobre la AP-9, ha recordado que la "posición conjunta" permitirá "ahorrar 400 millones" en las bonificaciones de los peajes de Rande y A Barcala, y ha animado a "seguir por esta senda para avanzar en el traspaso" de esta vía.

Entre otras medidas, ha anunciado cuatro rebajas fiscales y ha avanzado medidas en el ámbito social, como la ampliación de la 'Tarxeta Benvida', y una oferta de empleo público que se traducirá en 14.000 nuevos puestos de trabajo hasta 2020.

Para leer más