Actualizado 11/08/2015 19:25 CET

La provincia de Ourense es la más castigada por los incendios

Incendio de Palmés, en Ourense
Foto: EUROPA PRESS

   El fuego de Viana do Bolo afecta a 200 hectáreas de Red Natura y el de Entrimo a 50 dentro del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés

   OURENSE, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La provincia de Ourense es la más castigada por los incendios forestales, al registrar un total de cuatro fuegos que arrasan más de 300 hectáreas, algunas de valor ecológico, como las 200 hectáreas de Red Natura calcinas en el municipio de Viana do Bolo y las 50 hectáreas quemadas en Entrimo, dentro del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés.

   El primero de estos fuegos es el de mayores dimensiones que este martes afecta a la Comunidad gallega. Tras haberse declarado las llamas este lunes a las 21.38 horas en la parroquia de Pradorramisquedo, el fuego permanece estabilizado desde las 12.40 horas de este lunes.

   En su control trabajan cuatro agentes forestales, nueve brigadas, seis motobombas, una pala y un helicóptero, según la información facilitada por la Consellería do Medio Rural.

   Otro incendio con consecuencias sobre terreno de valor medioambiental es el que se inició a las 17.50 horas del lunes en la parroquia de Pereira, del municipio ourensano de Entrimo, y que afecta a 50 hectáreas dentro del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés.

   Este fuego está controlado desde la tarde de este martes y en su extinción trabajan un técnico, cuatro agentes forestales, 15 brigadas, ocho motobombas, seis helicópteros y seis aviones.

   Desde pasada la medianoche de esta madrugada también permanece activo el incendio registrado en la parroquia de Castro de Beiro, en el municipio de Ourense. En este caso la superficie afectada, según las estimaciones provisionales, es de en torno a 30 hectáreas y en su control participan seis agentes forestales, 16 brigadas, diez motobombas, una pala, cinco helicópteros y un avión.

   Por otra parte, desde las 16.00 horas de este martes está controlado el incendio iniciado a las 23.40 horas del domingo  en la parroquia de Vilariño, en el municipio de Pereiro de Aguiar, que este lunes obligó a decretar el nivel de alerta dos por la proximidad de las llamas a viviendas.

   La alerta quedó desactivada horas después, pero en intentar controlar las llamas, que han arrasado una superficie de 30 hectáreas, trabajan cinco agentes forestales, 15 brigadas, diez motobombas, nueve helicópteros y nueve aviones.

   También en la provincia de Ourense quedó extinguido a las 12.50 horas de este lunes el incendio registrado en la parroquia de Covas, en el municipio de Montederramo, que afectó a 26,2 hectáreas rasas y dos de arbolado. En su extinción participaron dos agentes forestales, nueve brigadas, cuatro motobombas, un helicóptero y siete aviones.

OTRAS PROVINCIAS

   En el resto de provincias gallegas, Medio Rural, que sólo informa de los incendios de más de 20 hectáreas, ha incluido en su balance los fuegos de Lousame, que afecta a la parroquia de Tállara, y el de Vimianzo, que se registra en la parroquia de Carnés.

   El primero de estos incendios está controlado desde las 11.15 horas del lunes y afecta a 40,68 hectáreas, tras haberse iniciado alas 15.15 horas del pasado domingo. En su extinción trabajan un técnico, nueve agentes forestales, 26 brigadas, 11 motobombas, dos palas y cuatro helicópteros.

   Finalmente, las llamas en el municipio de Vimianzo quedaron controladas a las 13.02 horas, tras haberse iniciado esta madrugada a las 1.17 horas. Según las estimaciones provisiones, la superficie calcinada es de 100 hectáreas y en su control trabajan nueve agentes forestales, 14 brigadas, 11 motobombas y dos palas.