Actualizado 07/04/2021 15:36 CET

Las reuniones de no convivientes en domicilios volverán a estar permitidas a partir del día 10 en Galicia

Varias personas pasean por el Paseo Marítimo de Sanxenxo, en Pontevedra
Varias personas pasean por el Paseo Marítimo de Sanxenxo, en Pontevedra - Beatriz Ciscar - Europa Press

También dejarán de estar restringidos los viajes en vehículo particular a las personas que no convivan

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 (EUROPA PRESS)

Las reuniones de personas no covivientes en domicilios volverán a estar permitidas en Galicia a partir de la medianoche del viernes 9 al sábado 10 de abril, fecha a partir de la cual también dejará de estar prohibido compartir vehículo entre personas que no residan juntas.

Así lo ha anunciado el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesañana, en la rueda de prensa celebrada este miércoles tras el comité clínico que tuvo lugar en la noche del martes.

El cambio de criterio, con el que Galicia vuelve al esquema previo a la Semana Santa, tiempo en el que los encuentros de personas que no conviven juntas estuvieron limitados a que se produjesen en el exterior; se producirá en la medianoche del viernes al sábado, con lo que el primer día de la medida será el 10.

De este modo, podrán celebrarse reuniones de no convivientes en domicilios hasta un máximo de cuatro personas. En exteriores, el tope seguirá siendo de seis personas por encuentro.

La limitación de los encuentros en espacios cerrados a personas convivientes (con la excepción de aquellos que se producían en negocios de hostelería, donde sí estaban permitidos) fue impuesta con carácter general para todo el Estado por acuerdo del Consejo Interterritorial de Sanidad.

La flexibilización de la medida también afecta a los viajes en vehículos particulares, que durante la última semana estuvieron restringidos a personas que viviesen bajo el mismo techo. A partir del viernes, los no convivientes podrán compartir coche de nuevo.

Se trata de la principal medida acordada en el comité de expertos que asesora a la Xunta para el control de la pandemia en su última reunión (celebrada en la noche del jueves), además de la imposición del nivel máximo de restricciones en los municipios de A Pobra do Caramiñal (A Coruña) y O Grove (Pontevedra).

Estos dos municipios quedarán cerrados perimetralmente y con el funcionamiento de la hostelería restringido al servicio a domicilio a partir de la medianoche de este mismo miércoles.

Así lo recogerá una orden extraordinaria que será publicada en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y en la que también figurarán los cambios en las restricciones a las reuniones antes mencionadas que, en todo caso, no se aplicarán hasta el sábado.

EVOLUCIÓN EN A POBRA Y O GROVE

En rueda de prensa, la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Parrondo, ha explicado que la evolución de la pandemia en A Pobra y O Grove durante los últimos días ha sido "muy parecida", con un importante incremento de los casos respecto a las cifras del 29 de marzo.

Así, el municipio de la comarca del Salnés presentaba el lunes previo a los festivos de Semana Santa una incidencia a siete días de 76 casos por cada 100.000 habitantes y de 133 en el dato a 14 días. Ocho días después, con cifras de este martes, O Grove tiene una incidencia por encima de los 300 casos a 7 días y de los 400 a 14.

La situación en A Pobra es "muy parecida", pues de los dos casos que registraba el 29 de marzo se ha pasado a una incidencia acumulada en torno a los 300 casos por cada 100.000 habitantes en la tasa a 7 y 14 días.

Por todo ello, además de elevar al máximo las restricciones, se "intensificarán" el desarrollo de cribados poblaciones para la búsqueda activa de casos en estos muncipios y sus zonas de influencia, especialmente en "toda" la comarca del Barbanza.

REUNIONES DE CONVIVIENTES

Cuestionado sobre la limitación a cuatro personas en las reuniones en el interior de los domicilios, García Comesaña ha incidido en que "la filosofía" de la medida es actuar sobre los entornos "de confianza" donde las personas se quitan la mascarilla, pues es ahí donde se dan la mayoría de contagios.

Por tanto, entiende que limitar el número de personas que puedan juntarse puede llevar a "situacion complejas" como que un domicilio con cuatro miembros no pueda invitar a nadie, pero que es preciso establecer un máximo con carácter general que, en todo caso, es menor que el límite marcado en navidades, cuando se permitieron hasta 10 durante las principales fechas festivas.

CÓDIGO 'QR' EN HOSTELERÍA

Otro de los aspectos sobre los que ha respondido, a preguntas de los periodistas, ha sido la posibilidad de hacer obligatorio el uso del sistema de códigos 'QR' para los usuarios de establecimientos de hostelería con el objetivo de facilitar la trazabilidad de los contactos en casos de brotes como el registrado en un local de Vigo durante la Semana Santa.

García Comesaña ha recordado que el negocio sí debe contar con este sistema de código 'QR', que ha de estar visible a la entrada del establecimiento junto con la indicación del aforo máximo; pero cree que extender la obligatoriedad a los usuarios, algo que "no se descarta a futuro", podría ser complicado de aplicar en determinados segmentos de población al estar ligado a que cuenten con un "dispositivo de lectura", es decir, un teléfono inteligente.

Contador

Para leer más