Actualizado 29/06/2010 00:31 CET

Los sindicatos critican falta de concreción sobre el coste laboral de la fusión y la negociación arranca el 6 de julio

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos criticaron hoy la falta de concreción sobre el coste laboral de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova, aunque pactaron con directivos de las dos entidades un calendario para la negociación, que arrancará el día 6.

En declaraciones a los medios tras la tercera reunión que mantienen con responsables de ambas cajas, CC.OO., UGT, CIG y Csica expresaron su enfado y aseguraron sentirse "defraudados" y "desilusionados" por que las entidades no concretasen más datos.

Representantes de recursos humanos y del área laboral de Caixa Galicia y Caixanova expusieron el plan de integración, el protocolo de la misma y datos sobre el comité de dirección de la nueva caja, como señaló el secretario general de Csica, Carlos Peso.

"Era alargar una vez más la negociación y no entrar realmente en lo que es empezar a hablar del impacto laboral", criticó el secretario general de Banca e Aforro de la CIG, Clodomiro Montero, sobre el objetivo de las cajas en la reunión de hoy. Por ello, aseguró, los sindicatos demandaron conocer datos como los relativos al cierre de oficinas, su distribución en la comunidad o cómo afectará la reestructuración a los servicios centrales.

Finalmente, pactaron que a la reunión del día 6 la sigan encuentros semanales durante el próximo mes y que, incluso, se puedan prolongar hasta mediados de agosto. "Esperamos que antes de que termine el verano tengamos algo que presentarle a nuestros compañeros", confió la responsable de Aforro de Fete-UGT, María Pita, quien insistió en que durante la reunión de hoy no se habló de "absolutamente nada nuevo", a excepción del calendario de negociación.

COMPOSICIÓN DE LA MESA

Los representantes de las cajas quedaron en responder mañana a la propuesta formulada por los sindicatos acerca de la composición de la mesa de negociación, según afirmó el representante de CC.OO. en la sección sindical de Caixa Galicia, Luis Mariño.

Las divergencias se centran en el número de asesores que acompañen a los 16 representantes sindicales en la mesa. Las entidades financieras aceptaron tres por sindicato, de los que podría estar en la mesa uno. Las centrales demandaron cuatro asesores y la presencia de dos de ellos en la negociación.