Los trabajadores afectados por ERE aumentam un 47,4% hasta agosto en Galicia

Actualizado 25/10/2012 13:37:55 CET
EUROPA PRESS

Los expedientes no pactados suben un 91,2% en toda España

SANTIAGO DE COMPOSTELA/MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo (ERE) autorizados o comunicados a las autoridades laborales (desde la entrada en vigor de la reforma laboral ya no es necesaria la autorización) se incrementó un 47,4% entre enero y agosto en Galicia, hasta llegar a las 18.590 personas, de acuerdo con los datos del Boletín de Estadísticas Laborales del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

En toda España, el número trabajadores afectados por ERE aumentó un 53,3% en los ocho primeros meses del año en comparación con el mismo periodo de 2011.

En concreto, un total de 299.021 trabajadores se vieron afectados por un ERE hasta agosto, en contraste con los 195.032 trabajadores que estuvieron implicados en una regulación de empleo durante los ocho primeros meses de 2011.

En Galicia, se vieron afectados por expedientes de extinción un total de 2.362 trabajadores, un 2,92% más que entre enero y agosto del año pasado. Los ERE de suspensión alcanzaron a 11.917 empleados (un 38,07% más) y los de reducción de jornada a 4.311, lo que supone multiplicar por 2,5 los afectados en el mismo periodo del año pasado.

En número de ERE se ha situado hasta agosto en 1.684, lo que representa un aumento del 82,45% respecto a hace un año, de acuerdo con el boletín del ministerio.

DATOS ESTATALES

Hasta agosto, los expedientes de regulación de empleo autorizados/comunicados aumentaron un 69,7% en comparación con el mismo periodo de 2011, hasta sumar 22.007, frente a los 12.965 de los ocho primeros meses del año pasado.

Los ERE en los que se alegaron causas económicas (problemas de tesorería o financiación, restricción de contratos, quiebra, deudas o suspensión de pagos, baja productividad o aplicación de medidas económicas) se dispararon un 105% en los ocho primeros meses en relación al mismo periodo de 2011, hasta sumar 15.790 expedientes, el 71,7% del total de expedientes registrados en el periodo.

Por causas técnicas se autorizaron 196 expedientes hasta agosto, un 30% menos que en el mismo periodo de 2011, mientras que por causas organizativas o de producción se registraron 5.731 expedientes, con un crecimiento interanual del 22,9%. Por fuerza mayor hubo 241 ERE, un 26,3% menos que en los ocho primeros meses de 2011.

La principal novedad introducida en la reforma del mercado de trabajo en relación a los ERE es la eliminación de la autorización administrativa anteriormente exigida para proceder a la realización de despidos colectivos o de medidas de suspensión de contrato o reducción de jornada por parte del empresario.

No obstante, la nueva regulación mantiene la necesidad de que se realice un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores, al tiempo que se establece la intervención de la autoridad laboral para garantizar la efectividad de dicho periodo de consultas, pero sin tener ésta carácter decisorio.

La decisión última será, pues, la del empresario, y como en el caso de los despidos individuales, si no se está de acuerdo, los trabajadores tendrán que impugnarla por la vía judicial.

LOS ERE NO PACTADOS SE INCREMENTAN UN 91,2%

Del total de expedientes autorizados/comunicados hasta agosto, 19.838 fueron pactados con los representantes de los trabajadores, un 67,6% más, mientras que los no pactados se incrementaron un 91,2%, hasta sumar 2.169 expedientes. Los ERE pactados afectaron a 261.501 trabajadores, un 47,9% más, en tanto que los no pactados englobaron a 37.520 trabajadores, cifra que duplica la registrada en igual periodo de 2011.

Los ERE de extinción (despidos colectivos) se incrementaron un 32,9% entre enero y agosto, hasta sumar 3.519 expedientes, mientras que los de suspensión temporal de empleo aumentaron un 67,5%, hasta los 10.250, y los ERE de reducción de jornada crecieron un 96,1%, situándose en 8.238 expedientes.

Los trabajadores afectados por despidos colectivos aumentaron un 21,2% en los ocho primeros meses del año y sumaron 50.841, en tanto que los trabajadores suspendidos de empleo se dispararon un 69,6%, hasta totalizar 188.696. Por último, los trabajadores afectados por ERE de reducción de jornada sumaron 59.484, con un crecimiento del 42,2% respecto al mismo periodo de 2011.

La mayor parte de los trabajadores que se vieron inmersos en un ERE durante los ocho primeros meses desempeñaba su actividad en la industria (159.174, casi un 48% más que en igual periodo de 2011) y los servicios (105.240, +70,1%). En la construcción, los afectados ascendían a 32.106 (+38,4%) y en la agricultura, a 2.501 (+4,7%).