Los trabajadores de Alcoa en A Coruña defienden la rentabilidad de la planta

Cierre de las plantas de Alcoa en Avilés y A Coruña
M.Dylan
Actualizado 18/10/2018 17:47:32 CET

Han convocado para este sábado una primera manifestación, que se sumará a las protestas ante la fábrica

A CORUÑA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de la fábrica de Alcoa en A Coruña han defendido este jueves la rentabilidad de esta planta, al tiempo que han reprochado a la empresa no haber hecho ningún tipo de inversión en los últimos cuatro años, tras la amenaza de cierre que hubo en 2014.

Así lo han trasladado los empleados que, en la entrada de la planta, mantienen una concentración permanente desde el miércoles, una vez que se comunicó la decisión de la empresa. En las puertas, se pueden leer carteles en contra del cierre y en demanda de una tarifa eléctrica competitiva.

En declaraciones a los periodistas, Juan Ramón Paseiro, delegado sindical de UGT, ha explicado que desde este miércoles tampoco permiten que salga mercancía. "No vamos a permitir que Alcoa siga haciendo sus negocios a costa de nuestro trabajo", ha expuesto.

Con 46 años, de los que los últimos 17 los lleva trabajando en esta fábrica, ha defendido la rentabilidad de la planta, responsabilizando a la empresa de la ausencia de inversiones para su modernización. "Este cuento de que somos obsoletos ya nos lo aplicaron en el 2014, pero no hicieron ninguna inversión", ha recalcado en línea con lo manifestado también por otros empleados.

MOVILIZACIONES

Con todo, ha insistido en que la planta es "rentable", al igual que Alcoa "como grupo". Por ello, ha instado a los representantes políticos a adoptar medidas para evitar el cierre. "El tiempo apremia", ha advertido este trabajador, quien ha confirmado que la plantilla llevará a cabo un calendario de movilizaciones, para recabar también el apoyo de la ciudadanía.

La primera manifestación será este sábado y partirá a las 11,00 horas desde la plaza de A Palloza para concluir ante la Delegación del Gobierno en Galicia. Esta tarde, el comité de empresa celebrará, además, una nueva reunión para analizar las protestas que llevarán a cabo próximamente.

Sobre la amenaza de cierre de la planta hace cuatro años, Paseiro ha recordado que la diferencia está en que ahora "se nos pone encima de la mesa los plazos de un expediente de extinción de empleo". "Ni siquiera nos dan opción a hablar de posibles soluciones a la tarifa eléctrica".

CARGA DE TRABAJO

Por ello, ha admitido que la preocupación entre los empleados es "mayor" que hace cuatro años. Lo mismo han manifestado otros empleados. Así, Gema Rivas, con 42 años y 15 años trabajando en la fundición, ha defendido que en estos momentos, y en relación a hace cuatro años, "hay un volumen importante de trabajo".

Por ello, ha reclamado el apoyo político para evitar la pérdida de casi 400 empleos en una fábrica en la que la mayoría de los trabajadores tienen menos de 45 años.

Así lo ha expuesto Miguel Conde, representante sindical de CC.OO., que ha afirmado que entre la plantilla hay "enfado" por la manera de actuar de Alcoa, pero también "fuerza y ganas" para frenar el cierre. "Esto es lo único que nos queda y nosotros no somos los culpables de los costes de la energía".

Este trabajador ha instado también a abrir una mesa de negociación para revertir la decisión de la empresa en la que estén presentes el Gobierno, la Xunta y el Principado de Asturias, ante el anuncio también de cierre de la planta de Avilés. "Queremos decisiones, estamos cansados de promesas políticas", ha indicado reclamado al Gobierno que "tome una decisión en el tema de materia energética para la industria y los consumidores".

Por otra parte, ha admitido que, antes del anuncio de cierre, sospechaban de que la compañía estadounidense tomaría alguna medida, pero "no tan traumática".