La Unión de Guardias Civiles pide respeto a la presunción de inocencia del agente que disparó al batería de Los Piratas

Actualizado 27/08/2015 18:48:16 CET

Javier Fernández será enterrado el viernes en el cementerio vigués de Cabral

VIGO, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

La asociación Unión de Guardias Civiles (UniónGC) ha emitido un comunicado en relación con la muerte del músico Javier Fernández (batería de Los Piratas), que el miércoles fue abatido por un disparo de un agente en su domicilio de Ponteareas (Pontevedra), y en el que pide que se respete la presunción de inocencia del guardia y su "derecho a la legítima defensa".

Unión GC ha recordado que este agente, junto con sus compañeros, acudió al domicilio alertado por un presunto caso de violencia de género, y que "no iba a una fiesta de cumpleaños", sino a prestar un servicio de auxilio a una madre y su bebé, "y a intentar reducir al presunto agresor".

La asociación también ha precisado que Javier llevaba "un arma blanca" y que, como consecuencia de la intervención, uno de los guardia "tiene lesiones". En todo caso, ha señalado que hay una investigación abierta que esclarecerá los hechos, "y depurará responsabilidades, en su caso".

Asimismo, ha trasladado su pésame a la familia del fallecido y ha pedido "que no se hagan más juicios paralelos sobre el caso". También ha reclamado respeto a la investigación judicial, "con el fin de no influir ni intoxicar la labor de los profesionales que están al frente de la misma".

Finalmente, UniónGC ha pedido que "en el caso de que se observe, como consecuencia de esa investigación, una actuación inadecuada y/o desproporcionada (...), se aplique la ley, como al resto de ciudadanos".

VERSIONES CONTRAPUESTAS

Mientras que la Guardia Civil y la Subdelegación del Gobierno sostienen que la intervención en esa vivienda de Ponteareas se debió a un presunto caso de violencia de género, y que Javier F.F. agredió a su mujer y a un agente, la familia del fallecido asegura que su comportamiento violento se debió a que padece un trastorno bipolar y se le había suspendido la medicación.

Asimismo, la viuda y su familia han negado que el fallecido fuese un maltratador y han lamentado que "no se supo gestionar" el incidente, ya que Javier no necesitaba ser reducido por los agentes, sino la atención de un médico.

Además, el abogado de su mujer ha denunciado el supuesto "interés" de la Guardia Civil por hacer pasar el caso por un delito de violencia de género, llegando incluso a instar a la viuda a presentar denuncia por esos hechos, a lo que ella se negó. Del mismo modo, ha criticado el "retraso" por parte de la Benemérita en entregar el atestado al juzgado, lo que les impide personarse y poder acceder a las diligencias e informes sobre el caso.

Javier Fernández Fernández, batería de Los Piratas, tenía 40 años cuando falleció y un bebé recién nacido. Tras la realización de la autopsia, sus restos han sido trasladados al tanatorio Vigomemorial, donde permanecerán hasta el viernes a las 16,30 horas, momento en que serán llevados al cementerio de Cabral para recibir sepultura.