Valery Karpin se asocia con ING Real Estate y The Royal Bank of Scotland para urbanizar el Barrio del Cura de Vigo

Actualizado 04/05/2007 20:26:01 CET

El proyecto depende de la aprobación del PGOM y prevé una inversión de 160 millones de euros

VIGO, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El ex futbolista y empresario inmobiliario Valery Karpin firmó, junto con las entidades ING Real Estate y The Royal Bank of Scotland, la constitución de una nueva sociedad para poner en marcha el proyecto de urbanización del Barrio do Cura, en el Casco Vello de Vigo, y que supondrá una inversión de 160 millones de euros.

La ordenación de este solar, de 20.000 metros cuadrados, se hará a partir de un diseño del arquitecto Alfonso Penela y, según sus promotores, "transformará por completo este enclave privilegiado", contribuyendo "de forma definitiva" a la rehabilitación del Casco Vello vigués.

Así, se prevé la construcción de varios bloques de viviendas, un parque público de 3.000 metros cuadrados, una gran plaza de 7.000 metros cuadrados, y zonas de uso terciario. Los promotores también anuncian la reconstrucción de una guardería infantil que actualmente hay en la zona, y la creación de un aparcamiento.

Además, con el fin de que esta intervención permita superar deficiencias de comunicación entre las zonas de O Berbés y Paseo de Alfonso XII, se prevé la construcción de un túnel subterráneo para comunicar ambos lugares, así como la instalación del pasarelas.

POLÉMICA

La realización de este proyecto depende de la aprobación del Plan General de Ordenación Municipal de Vigo, bloqueado por las diferencias entre Ayuntamiento olívico y Consellería de Política Territorial, ya que el ámbito quedó fuera de la zona sometida al Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Vello, aprobado hace unos días.

Los primeros pasos para la urbanización del Barrio del Cura se dieron cuando Lois Pérez Castrillo, siendo alcalde del BNG, firmó un convenio con la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, propietaria del Asilo que ocupa gran parte del solar. Así, la institución se trasladó a un nuevo asilo, construido en la zona de Alcabre.

El proyecto no ha podido desarrollarse desde entonces, debido a la falta de normativa urbanística adecuada, y ha suscitado gran polémica entre colectivos vecinales y algunos partidos políticos, porque consideran que la edificabilidad en la zona es excesiva y se eliminará uno de los principales miradores de la ciudad, con vistas a la Ría de Vigo.