Publicado 02/02/2015 18:31CET

El cerco gallego envía sendas misivas a Feijóo y Tejerina para abordar antes del sábado sus "escasas" cuotas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El cerco gallego ha enviado este lunes sendas misivas al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y a la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para que accedan a reunirse con ellos antes del próximo sábado, 7 de febrero, con el fin de trasladarles su problemática situación derivada de las "escasas" cuotas de caballa, jurel, anchoa y sardina, lo cual, unido a la "presión inspectora" que padecen, los ponen "en riesgo de desaparición".

De ello ha informado a Europa Press el portavoz de los armadores del cerco gallego (Acerga) y patrón mayor de Sada, Andrés García, quien espera "tener alguna contestación" tanto de Feijóo como de García Tejerina. Y es que si antes del sábado no se ha producido esa respuesta, los armadores analizarán los pasos a seguir, entre los que no se descartan nuevas movilizaciones.

El sábado pasado la asamblea de los armadores del cerco gallego se reunió en Portosín, Porto do Son (A Coruña), en donde acordó enviar sendas cartas a Núñez Feijóo y García Tejerina, tal y como han hecho este lunes.

Así, García ha censurado que la flota gallega está afectada por una cuota "miserable" tanto para la anchoa en la zona IX-A (de Fisterra al golfo de Cádiz) como de la caballa. A esto se suma que deben afrontar un plan de gestión para tratar de recuperar la sardina, mientras que el jurel "es escaso". "Y nosotros necesitamos más peces para poder desarrollar nuestra actividad", ha explicado a Europa Press sobre la situación de las pesquerías del cerco.

FLOTA "ACOSADA" POR PRESIÓN INSPECTORA

Asimismo, el portavoz de Acerga censura una "presión "inspectora" que "están sufriendo" los barcos gallegos "cada vez que llegan a tierra", por lo que "la gente se siente acosada" y "con peligro de ruina".

Al respecto, ha informado de que ya hay tres propuestas de sanción relativas a las capturas de anchoa en la zona IX-A, en concreto en Portugal, que son de más de 30.000 euros en dos casos y de unos 55.000 euros en otro. De hecho, los barcos se encontraron a su llegada al puerto de Vigo con "un gran despliegue" del Seprona de la Guardia Civil.

Sobre este extremo, ha indicado que había una promesa del anterior secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, de que "si aparecía anchoa, Galicia tendría cuota para poder pescarla, pues no fue así y esto conllevó sanciones".

En otro orden de cosas, el Gobierno no ha autorizado este lunes la apertura de la pesquería de la caballa, tal y como reclamaba la flota vasca. Por su parte, los cerqueros gallegos buscan que "cuanto más tarde" se abra esta pesquería mejor, con el fin de que los especímenes se acerque a las costas gallegas y haya tiempo de desove, y ven con buenos ojos una fecha como pueda ser finales del mes de marzo.