Actualizado 30/09/2008 21:26 CET

Pesca.- Todos los grupos apoyan en el Congreso una iniciativa del BNG para reducir la edad de jubilación de las rederas

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Todos los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados expresaron esta tarde su respaldo para adoptar las modificaciones legislativas necesarias que permitan reducir la edad de jubilación del colectivo de las rederas, trabajadores dedicados a la labor de atar, reparar y mantener redes, incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores del Mar, aplicando los correspondientes coeficientes reductores.

En la proposición no de ley, presentada por la diputada del BNG Olaia Fernández Davila y debatida esta tarde en el Pleno del Congreso, se hace referencia a la "necesidad de aplicar los coeficientes reductores de la edad de jubilación a las rederas, colectivo de trabajadoras dedicadas a la labor de atar, mantener y reparar redes".

En la exposición de motivos, el BNG defiende que el colectivo de trabajadoras dedicadas a la labor de atar redes para los barcos, las rederas como se las conoce en el argot marino, desarrollan un trabajo que posee el carácter de labor profesional "penosa e insalubre". A su juicio, muestra de ello es que se registra un elevado índice de morbilidad entre este colectivo de trabajadoras, "incluso superior a la de los pescadores o a la de las personas que se dedican al marisqueo".

Fernández Davila asegura que sufren diversas enfermedades relacionadas con la actividad que desempeñan. De hecho, recalca, son "pocas las que se salvan de padecer dolencias como la lumbalgia debido a la posición que mantienen durante horas para atar las redes". Sin embargo, critica que no se beneficien de los "coeficientes reductores de la edad de jubilación, un derecho laboral que sí disfrutan otros profesionales del mar del sector extractivo acogidos igualmente al Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar".

"ES DE JUSTICIA UNA EQUIPARACIÓN"

"Con los datos en la mano, es de justicia que se equiparen sus derechos con los de otros profesionales del mar en el sentido aludido. El apartado 3 del artículo 37 del Decreto 2864/1974, de 30 de agosto, que regula el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, faculta al Gobierno para reducir por decreto la edad mínima de jubilación en aquellas actividades profesionales de naturaleza penosa, tóxica, peligrosa e insalubre en las que se acusen elevados índices de morbilidad o siniestralidad", argumenta.

La diputada recuerda también que se han aprobado distintos decretos que han incluido a otros profesionales del mar como beneficiarios de los coeficientes reductores, el último de ellos el Decreto 2390/2004, de 30 de diciembre, que otorgó este derecho a los tripulantes y armadores-trabajadores, y también a mariscadores, percebeiros y recogedores de algas. "Pero obvió al colectivos de las rederas", remacha.

Asimismo, explica que la actividad de las rederas se originó con la utilización de las artes de enmalle en el ámbito de la pesca a comienzos del siglo pasado. Son en su mayoría mujeres las que se dedican a esta actividad, así ha sido tradicionalmente, aunque en la última década se han incorporado también hombres a estas funciones de reparar redes para la pesca.

La mayor parte de este colectivo desarrolla su trabajo en pequeñas poblaciones costeras de Galicia. Se trata de una actividad auxiliar de la pesca que da trabajo a aproximadamente 1.200 personas, en su mayoría mujeres (alrededor del 70 por 100).

APOYADA POR UNANIMIDAD

Durante su intervención en el Pleno, Fernández Davila insistió en que la función de atar redes "no ha recibido la debida consideración laboral, al igual que sucede por otros trabajos realizados por mujeres, por no ser considerada una actividad laboral en sí misma, sino una labor de apoyo al trabajo que desempeñan los hombres, como una actividad complementaria de la marinera del hombre".

Por parte del PP, el diputado Joaquín María García, anunció una enmienda parcial que fue rechazada por el BNG. A pesar de eso, los populares manifestaron su apoyo a la iniciativa por tratarse de un colectivo "muy querido también para el PP y para todos los gallegos en general". Además, añadieron al colectivo de rederas y rederos a los de "empacadoras y neskatillas, igualmente afectadas".

En nombre de ERC-IU-ICV, Gaspar Llamazares también manifestó su apoyo a esta iniciativa "de justicia", por considerar que las rederas no han sido "tratadas de forma adecuada en relación a otros colectivos del sector pesquero, probablemente por ser una profesión antigua con una doble discriminación, como trabajadoras y como mujeres".

Emilio Olabarría (PNV) apoyó la proposición, aunque puntualizó que la enmienda del PP la hacía "más completa", por lo que pidió al BNG que la aceptara y recordó que su propio grupo parlamentario ya defendió una iniciativa similar en 2007. Así, recordó que el problema "troncal" de los rederos y rederas es el "carácter arcaico de su estructura de relaciones laborales, que es casi de cuando surgió", no se sabe "en qué siglo".

Por parte de CiU, Carles Campuzano, reconoció el "exceso de desorden normativo" que afecta al colectivo y que redunda en una "pésima protección social". Por eso afirmó que la "sensibilidad" del BNG hoy y del PNV "en su día" iba a "merecer también" el apoyo de CiU, que desea que "haya un sistema de jubilación adecuado a las necesidades de este colectivo".

Finalmente, el socialista Ceferino Díaz destacó que como el Gobierno conoce las necesidades del sector, considera que la aplicación de coeficientes de jubilación es un tema "justo", y resaltó que el PSOE apoya la propuesta porque es "coherente". Eso sí, matizó que aunque "parte del problema se trata en esta propuesta, el tema está abierto", y agregó que "debe haber un estudio serio y riguroso".