El Govern fija en 3.479 millones el límite de gasto no financiero para 2016

El portavoz del Govern, Marc Pons, y la consellera de Hacienda, Catalina Cladera
EUROPA PRESS
Publicado 04/09/2015 14:36:05CET

PALMA DE MALLORCA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Govern ha aprobado este viernes el límite máximo de gasto no financiero para el ejercicio 2016, que queda fijado en 3.478.910.470 euros, cifra que representa un aumento del 3,87% (130 millones de euros) respecto al límite de 2015.

Así lo ha anunciado el portavoz del Govern, Marc Pons, y la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera, durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, en la que han destacado que se trata del primer paso para elaborar los presupuestos de la Comunidad.

El Govern contempla una cifra en torno a los 4.200 millones de euros para los presupuestos de 2016, si bien la consellera Cladera ha insistido en que se trata de una previsión que se concretará durante los próximos meses.

Por ingresos no financieros, el Govern prevé contar con 3.222 millones, por el ajuste por contabilidad presupuestaria prevé disponer de 170 millones y de los ingresos derivados del margen de déficit se cuentan 87 millones, aunque esta previsión "evidentemente puede fluctuar".

Según ha explicado Cladera, dado que el límite de déficit lo marca el Gobierno estatal, el Govern autonómico maneja los tributos propios en los que prevé "mejor recaudación".

De este modo, el ejecutivo estudia varias medidas fiscales para aumentar sus ingresos, entre las que destacan nuevas figuras fiscales (como el impuesto turístico o un impuesto sobre grandes superficies) y un plan de lucha contra el fraude fiscal.

Sobre esto último, Cladera ha mantenido que durante la legislatura pasada hubo "cierta relajación" a la hora de combatir el fraude fiscal: "Se podría ser un poco más estricto y prudente", ha dicho.

Asimismo, el Govern ha matizado que mientras el impuesto turístico está incluido en los acuerdos de gobernabilidad, no ocurre lo mismo con el impuesto sobre grandes superficies, que se baraja pero "sin el nivel de concreción" del primero.

Paralelamente, la consellera ha apuntado que tras las elecciones de diciembre "habrá una petición de relajar el objetivo de déficit marcado para 2016" ya que "Baleares lo tiene muy complicado para cumplir el objetivo".

"Si conseguimos relajar este objetivo, habrá más flexibilidad en su ejecución y será más fácil cumplir", ha concluido.