Condenan a cuatro años de cárcel al empresario que medió en el fichaje de Casillas por el Oporto

Publicado 18/07/2019 17:10:08CET
El empresario Santos Márquez, que medió en el fichaje de Iker Casillas por el Oporto, en el juicio por administración desleal en la Audiencia Provincial.
El empresario Santos Márquez, que medió en el fichaje de Iker Casillas por el Oporto, en el juicio por administración desleal en la Audiencia Provincial.EUROPA PRESS

PALMA DE MALLORCA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

El empresario Santos Márquez, que medió en el fichaje de Iker Casillas por el Oporto, ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Baleares a una pena de cuatro años y un día de cárcel por un delito de estafa agravada en concurso con un delito de apropiación indebida.

La Audiencia también le condena a pagar una multa de casi 2.200 euros y le condena a indemnizar con 115.425 euros a su antigua empresa, Mallorca Viva SL, cuyo socio le denunció tras el fichaje del conocido exportero del Real Madrid.

La cantidad es la que resta por pagar a la empresa perjudicada por el importe total de la comisión del contrato de Iker Casillas, más el coste de varios meses de un canal de pago especializado en fútbol, que Mallorca Viva proporcionaba al agente.

Además, la Audiencia también le impone dos terceras partes de las costas, incluyendo las de la acusación particular.

EL TRIBUNAL CONSIDERA PROBADO EL ENGAÑO

Márquez había constituido en 2008 una sociedad para prestar servicios de intermediación, representación y negociación de contratos de jugadores de fútbol. En 2012, Márquez vendió sus participaciones al padre de su socio y, según la sentencia, desde entonces "siguieron manteniendo la misma relación negocial y en los mismos términos del contrato de 2008". Es decir, que el empresario mallorquín seguía aportando fondos a Márquez, que "seguía como agente" de la entidad.

El Tribunal considera acreditado que a finales de 2014 el acusado hizo creer a su socio que Casillas, entonces en el Real Madrid, estaba interesado en clubs de EEUU. En junio de 2015 Márquez contactó con el mánager de Iker Casillas, Carlo Cutropía, y negoció el traspaso al Oporto, presentándose como agente libre, si bien mantuvo a su socio puntualmente informado de la negociación. Incluso, hablaron del posible importe de la comisión.

De este modo, hizo creer a Mallorca viva y a su socio que la comisión derivada del traspaso sería para Mallorca Viva, "aprovechando la relación personal, profesional y de confianza existente entre ambos". Así, el denunciante le aportó fondos para financiar la negociación.

En julio de 2015, el mes en el que Casillas fue contratado por el Oporto, Márquez constituyó otra sociedad con otro empresario -en la que Márquez era el socio mayoritario-, y destinó a esta nueva empresa la comisión.

Para leer más