Publicado 17/12/2021 17:21CET

El Consell termina las obras en Son Ferriol para dar más seguridad a la zona y poner fin a vertidos ilegales de residuos

Zona de obras Son Ferriol.
Zona de obras Son Ferriol. - CONSELL DE MALLORCA

PALMA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consell ha finalizado las obras reclamadas por los vecinos del barrio palmesano de Son Ferriol para dar más seguridad a la zona y poner fin a vertidos ilegales de residuos.

Según ha informado el Consell en nota de prensa, el Departamento de Movilidad e Infraestructuras de la institución ha concluido las obras para poner fin al problema de seguridad y de vertido de residuos de construcción que, de manera ilegal, se hacía en la zona del vial de servicio del Ma-15D (variante de Son Ferriol) con la Ma-30 (segundo cinturón). Estos vertidos suponían un daño al medio ambiente del barrio de Son Ferriol, incompatible con el compromiso de los responsables de Movilidad e Infraestructuras de conservarlo y protegerlo.

En este caso, para imposibilitar que los responsables de vertidos ilegales de residuos de construcción sigan con estas actuaciones, se ha ejecutado una red de iluminación para evitar que queden zonas a oscuras y, por tanto, más propensas a acometer vertidos. Asimismo, y con el mismo objetivo, se ha estrechado el vial para que quede con un ancho total de 4,5 metros, que permita que dos vehículos se crucen a una velocidad reducida, pero que dificulte hacer un cambio de sentido rápido o, incluso, la maniobra de camiones o camionetas para verter residuos de construcción.

"Cuando los vecinos se pusieron en contacto con nosotros hace unos meses para comunicarnos los problemas de seguridad y salubridad que sufrían en esta zona, tuvimos claro que había que actuar", ha afirmado el conseller insular de Movilidad e Infraestructuras, Iván Sevillano.

"Con estas obras podemos decir que estamos satisfechos de haber podido atender una reclamación que hacía años que solicitaban. No solo servirán para poner fin a los problemas de vertidos ilegales que generaban insalubridad, sino que, además, ponemos fin a la situación de inseguridad que sufrían, puesto que hemos instalado farolas donde antes había una zona oscura y peligrosa. Hay que tener en cuenta que aquí viven niños que no han de estar expuestos a estos problemas", ha añadido.

La primera tarea que se ha llevado a cabo ha sido cortar el pavimento existente y hacer una zanja para canalizar la red de iluminación y evitar así la demolición y, por lo tanto, la producción de más residuos de los imprescindibles para ejecutar la obra.

Además, se ha adecuado el entorno para instalar farolas y, así, poner en marcha la red de iluminación que faltaba en la zona. Y, dentro del compromiso medioambiental del departamento y de eficiencia energética, las farolas dispuestas son tipos LED de bajo consumo.

Por otro lado, se ha ejecutado, en uno de los márgenes, un bordillo para estrechar el vial, en el que se han dejado unas alcantarillas --apertura a la calzada, normalmente en la parte inferior del bordillo, para evacuar el agua de lluvia o de riego--, situadas estratégicamente para reconducir el agua procedente de la lluvia hacia unos parterres donde se han hecho plantaciones para dotar también la zona de un ajardinamiento inexistente hasta hoy.

En el otro margen, en vez de un bordillo, se ha colocado un rompeolas (piedras grandes) con espacios vacíos de entre 1 y 1,5 metros para evitar que pasen vehículos, de forma que no dé sensación de cierre y a la vez evitar que los vehículos puedan hacer vertidos ilegales.

Una vez hechas estas actuaciones, se ha vuelto a asfaltar toda la calle, para lo que previamente se ha tenido que sanear el vial existente y se han tenido que reparar algunas zonas dañadas.

Estas obras han tenido un coste total de 57.600 euros.

Para leer más