Actualizado 09/09/2014 09:25 CET

Detenido en Ibiza un miembro de la camorra italiana

El detenido, Adamo Pisapia
Foto: POLICÍA NACIONAL

PALMA DE MALLORCA, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional ha detenido en Ibiza a un miembro de la camorra italiana, Adamo Pisapia, perteneciente al clan D'Agostino-Panella, y que tenía una orden europea de detención y entrega por pertenencia a organización criminal, tráfico de armas, extorsión e incendio.

   Según ha informado en un comunicado la Policía, el arrestado, un hombre de 53 años natural de Salerno (Italia), ha sido detenido en el marco de la colaboración policial internacional con la Polizia di Stato de Salerno, con la que se conoció que este individuo residía en Ibiza desde hacía unos meses.

   Tras realizar una serie de pesquisas, los agentes dieron con el paradero del fugitivo y establecieron un dispositivo para su detención, que finalmente se produjo en las inmediaciones de su domicilio.

   Los motivos por los que el fugitivo era buscado se produjeron en la localidad de Salerno y se remontan al periodo comprendido entre 1990 y 2002.

   Concretamente, está acusado de ser el responsable de una organización criminal de la mafia que operaba en Salerno durante esos años, el clan D'Agostino-Panella. Sus miembros hacían uso de la intimidación y de la "omertá" o código de silencio para cometer delitos contra la propiedad y contra las personas -fundamentalmente extorsiones, robos y asesinatos- cuyas víctimas eran miembros de otras organizaciones criminales.

   Además, se dedicaban al tráfico de drogas, a otras actividades económicas como servicios de cattering y se encargaban de conseguir votos para sus candidatos en procesos electorales.

   El detenido tenía encomendadas tareas específicas en el ámbito económico dentro de esta estructura, participando en negocios que adquirió con ganancias ilegales, siendo además el depositario de las armas de fuego de la organización criminal. También le constan antecedentes penales por delitos de extorsión a propietarios de negocios en Salerno.

   La condena máxima aplicable, según la documentación remitida por cauces internacionales, es de seis años y seis meses.

   La detención ha sido realizada por agentes del Grupo de Localización de Fugitivos Internacionales de la Sección Operativa de Relaciones Internacionales de la Comisaría General de Policía Judicial y de la Udyco de la Comisaría de Ibiza.

Para leer más